San José era un Hombre Justo

San José era un Hombre Justo

san-jose3

 

Jose era un Hombre Justo, asi lo describe los Evangelios, La Palabra que usa san Mateo para definir a Jose es δίκαιος, justo, recto Tambien Justo se dice en hebreo tsadaq (qd’x;), «ser recto, tener razón, ser justificado, ser justo». El significado básico de tsadaq es «ser recto» o «justo».Tzadik, en plural tzadikim, es un término hebreo proveniente de las raíces Tzedek, que significa “justicia”, y Tzedaká, que puede traducirse como “caridad”. Así, una traducción aproximada al español de este término sería Justo en Plenitud, de manera literal, siendo un homólogo del término occidental santo”.
Jose era “justo”, δίκαιος, צדיק o sea santo, agradable a Dios, lo que nos permite conocer que en la mentalidad de la epoca y en términos bíblicos no había violado la Ley. La Ley prohibia la unión sexual antes del Matrimonio, asi que es impensable que Jose hubiera tenido en un pueblo pequeño como Nazareth y siendo catalogado Justo ningún tipo de relación carnal.
El problema con este tema, ahora de moda, es que hay una tradición que pone a Jose como viudo. Son los Evangelios Apocrifos (Proto Evangelio de Santiago) los que nos muestran a un Jose viejo (y cuanto mas viejo mejor) para asi proteger la Virgindad de Maria. Asi tenemos a un Jose que respeta a la Madre de Dios por no poder, mas que por santidad, horrible defensa de la Virgindad de Maria basada en la descalificación de santidad del hombre escogido por Dios para custodiar a la madre de su Hijo. Jose se convirtió en una garantía de la Virginidad de Maria y no como un escogido y preparado por Dios al igual que ella.
San Agustin y San Jeronimo fueron defensores de Jose como formado por Dios para este cargo único en la historia:

SAN JERÓNIMO (340-420?)

José, casado y virgen

Tu [Helvidio] dices que María no permaneció virgen: yo voy más allá, y te digo que también José fue virgen por María para que el hijo virgen naciera de un matrimonio virginal. Un varón santo no puede fornicar, y no consta en ningún lugar que hubiera tenido otra mujer. Hay que considerar que José fue, mejor que marido, custodio de María. Por lo tanto, se debe concluir que también permaneció virgen, juntamente con María, quien mereció ser llamado padre del Señor (Contra Helvidio, ML 23, 203).

SAN AGUSTÍN (354-430)

Ya he insistido suficientemente en ello para que extrañe el hecho de que las generaciones se numeren [en el evangelio] por José y no por María: porque si María es madre sin intervención de la concupiscencia carnal, de la misma suerte José es padre sin el comercio de la carne. Así que de él desciendan y asciendan las genealogías, y no las separemos por no haber existido concupiscencia carnal en el padre. Y que su mayor PUREZA sea la confirmación de su paternidad, y así no seremos reprendidos por María, que no quiso anteponer su nombre al de su marido sino que dijo tu padre y yo te buscábamos apenados. Que no osen hacer los murmuradores perversos lo que no hizo la casta esposa. (Sermones, ML 38, 350-351).
Jose es un signo de la Encarnacion del Verbo, Todo lo que el evangelio nos refiere de San José está en estrecha relación con el misterio de la Encarnación del Verbo y ya esto es mucho.
La lógica nos indica que Jose no era un señor mayor pues en el episodio de la presentación del niño en el compañado por sus padres (Lc 2,41- 45) nos pone a Jose presente y cuando esto el niño tendría doce o trece años, asi que en el momento de la encarnacion Jose no podría ser un hombre viejo, sin contar que realizo el penoso y agotador y largo viaje a Egipto. Ni nada nos dice el Evangelio de un Jose casado.
La razón de la santidad de San José, la establece Santo Tomás de Aquino cuando dice: “Cuanto alguna cosa recibida se aproxima más a la causa que la ha producido, tanto más participa de la influencia de esa causa” (S. Th. III , q.7, a.1). La causa única de donde procede toda santidad es el mismo Dios. Por lo que mientras mas cercano a Dios esté una persona, más participará de su santidad. Nadie como San José -después de Jesús y de María- se ha acercado tanto a Dios.
Hay un principio teológico que dice:
a) Dios da a cada uno la gracia según aquello para lo que es elegido;
b) una misión divina excepcional requiere una santidad proporcionada
Por tanto, no hay datos históricos que permitan afirmar que San José ya había estado casado antes o era un hombre viejo. Lo más lógico es pensar que fuera un hombre joven y santo cuando desposó a la Santísima Virgen y que asumió su papel de Custodio del Verbo y esposo de la engendradora de la Segunda Persona de la Trinidad.

Oracion a San Jose del Papa Leon XIII

A ti, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación; y después de invocar el auxilio de tu Santísima Esposa solicitamos también confiados tu patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, te tuvo unido, y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente te suplicamos vuelvas benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades.
Protege, Providentísimo Custodio de la Sagrada Familia la escogida descendencia de Jesucristo; aparta de nosotros toda mancha de error y corrupción; asístenos propicio, desde el cielo, fortísimo libertador nuestro, en esta lucha con el poder de las tinieblas: y, como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús del inminente peligro de la vida, así ahora, defiende a la Iglesia Santa de dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, ya cada uno de nosotros protégenos con el perpetuo patrocinio, para que, a tu ejemplo y sostenidos por tu auxilio, podamos santamente vivir y piadosamente morir y alcanzar en el cielo la eterna felicidad. Amén.
Glorioso Patriarca San Jose, ruega por nosotros y por la Iglesia de tu Hijo+