CARTA A LOS HEBREOS, DE QUIEN ES?

HOY EN DIA MUCHOS ESCRITURISTAS CATOLICOS NIEGAN QUE LA L ESPISTOLA A LOS HEBREOS SEA DE SAN PABLO.

DE DONDE SALE ESTO Y A QUIEN BENEFICIA?


El canon de la Escritura, Antiguo y Nuevo Testamento, fue finalmente definido en el Concilio de Roma en 382, bajo la autoridad del Papa Damasco I. Fue pronto reafirmado en numerosas ocasiones. El mismo canon fue afirmado en el Concilio de Hipona en 393 y en el Concilio de Cartago en 397. En 405 el Papa Inocencio I reafirmó el canon en una carta al Obispo Exuperio de Tolosa. Otro concilio en Cartago, fue en el 419, reafirmó el canon de sus predecesores y pidió al Papa Bonifacio que “confirmara este canon, porque hay cosas que hemos recibido de nuestros padres para ser leídas en la Iglesia”. Todos estos cánones eran idénticos a la moderna Biblia Católica, y todos ellos incluían los deuterocanónicos.


Exactamente este mismo canon fue implícitamente afirmado en el séptimo concilio ecuménico, Nicea II (787), que aprobó los resultados del Concilio de Cartago de 419, y explícitamente reafirmado en los concilios ecuménicos de de Florencia (1442), Trento (1546), Vaticano I (1870) y Vaticano II (1965).


Que concepto se utilizo para escoger estos libros hoy conocido como Canonicos?


1) Que hubieran sido escritos por los mismos Apóstoles a por quienes fueron testigos oculares


2) Que estuvieran en la liturgia desde el Siglo I


3) Que no enseñaran errores doctrinales


Siempre la Iglesia ha dicho que la Carta a los Hebreos es de la autoria de San Pablo. De donde sale esta nocion de que San Pablo no es el Autor?

De las teorias modernas, nacidas del protestantismo “ilustrado” . Los que niegan esta autoria no tienen ninguna base logica, solo divagaciones y suposiciones y ademas no saben quien la escribio.


Entre las razones más importantes para que muchos críticos actuales dentro y fuera de la Iglesia duden de que el autor fuese Pablo es que no se parece a las demás cartas suyas; por ejemplo, no empieza con saludos y comentarios personales y está escrita de una forma más ordenada y lógica. La explicación es muy sencilla: no es exactamente una carta, sino más bien una tesis, un tratado (al igual, por ejemplo que 1 Juan). No obstante, la conclusión sí es muy típica de Pablo (Heb 13:17-25) y además en ella se nota que el escritor, pese a estar en Italia, era bien conocido por sus destinatarios judíos.


Hay muchas diferencias de estilo que se pueden explicar fácilmente teniendo en cuenta que el auditorio y el objetivo son diferentes al resto de las cartas (en 1 Corintios 9:20 ya había dicho el propio Pablo: “A los judíos me hice como judío, para ganar a los judíos; a los que están bajo la ley, como bajo la ley (aunque yo no estoy bajo la ley) para ganar a los que están bajo la ley”). Por ejemplo, algunos críticos alegan que Hebreos menciona muchos detalles sobre el mundo judío que no aparecen en otras cartas, como detalles sobre el templo o el sacerdocio. Hay que tener en cuenta en primer lugar que las otras cartas van dirigidas tanto a judíos como a gentiles, y esta solo a judíos; la mayoría de los gentiles no podrían captar muchos de los razonamientos expresados en Hebreos (lo cual concuerda totalmente con 1 Cor 9:21: “a los que están sin ley, como sin ley (aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo) para ganar a los que están sin ley.”).


Por otro lado, el propósito de Hebreos es precisamente comparar la adoración de los judíos con la de los cristianos para demostrar que esta es superior, por eso es lógico que mencione muchos detalles del judaísmo.


Dice el Papa San Clemente en las Hypotypóseis (finales del Siglo I) que la Carta a los Hebreos es, ciertamente, de Pablo pero que fue escrita en lengua hebrea para los hebreos, pero Lucas la tradujo cuidadosamente (o: magníficamente) y la publicó (o: editó) para los griegos, de ahí que se encuentre el mismo colorido en el estilo de esta carta y en el de los Hechos. Y (dice) que (la expresión) “Pablo apóstol” (2 Co 1,1; Ga 1,1; Ef 1,1; Col 1,1; 1 Tm 1,1; 2 Tm 2,1) [es] natural que no esté en el encabezamiento, porque -dice- “como escribía a los hebreos, que tenían prevenciones contra, él y-, sospechaban de él, con absoluta prudencia no quiso alterarlos en el comienzo poniendo su nombre”. Luego, un poco más abajo añade: “Pero como decía el bienaventurado presbítero, puesto que el Señor, apóstol del Todopoderoso, fue enviado a los hebreos (cf. Mt 15,24), Pablo, que había sido enviado a los gentiles (cf. Hch 22,21), por modestia no se intituló a sí mismo apóstol de los hebreos, y a la vez por deferencia para con el Señor y porque, a pesar de ser heraldo y apóstol de los gentiles (cf. 1 Tm 2,7; 2 Tm 1,11), escribe, de añadidura, también a los hebreos una carta” (Eusebio de Cesarea, HE VI,14,2-4).


Así que las evidencias en contra del punto de vista de que Pablo escribiera esta carta se reduce a consideraciones en cuanto al estilo literario en sí. Nada mas!



Dice el Catecismo:


120 La Tradición apostólica hizo discernir a la Iglesia qué escritos constituyen la lista de los Libros Santos (cf. DV 8,3). Esta lista integral es llamada «canon» de las Escrituras. Comprende para el Antiguo Testamento 46 escritos (45 si se cuentan Jr y Lm como uno solo), y 27 para el Nuevo (cf. Decretum Damasi: DS 179; Concilio de Florencia, año 1442: ibíd.,1334-1336; Concilio de Trento: ibíd., 1501-1504):


Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, los dos libros de Samuel, los dos libros de los Reyes, los dos libros de las Crónicas, Esdras y Nehemías, Tobías, Judit, Ester, los dos libros de los Macabeos, Job, los Salmos, los Proverbios, el Eclesiastés, el Cantar de los Cantares, la Sabiduría, el Eclesiástico, Isaías, Jeremías, las Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás Miqueas, Nahúm , Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías para el Antiguo Testamento;


los Evangelios de Mateo, de Marcos, de Lucas y de Juan, los Hechos de los Apóstoles, las cartas de Pablo a los Romanos, la primera y segunda a los Corintios, a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses, a los Colosenses, la primera y la segunda a los Tesalonicenses, la primera y la segunda a Timoteo, a Tito, a Filemón, la carta a los Hebreos, la carta de Santiago, la primera y la segunda de Pedro, las tres cartas de Juan, la carta de Judas y el Apocalipsis para el Nuevo Testamento.


Al final de la Carta se ve claramente que es San Pablo quien habla de su fiel seguidor Timoteo y que el, Pablo estaba preso en Roma:


23 Quiero que sepan que nuestro hermano Timoteo ya salió de la cárcel. Si llega pronto, lo llevaré conmigo cuando vaya a verlos.


24 Saluden a todos los líderes y a todos los creyentes que están allí.[a] Los creyentes de Italia les envían sus saludos.


25 Que la gracia de Dios sea con todos ustedes.

Hebreos 13:23


Esta es una Carta que pone las bases de la Eucaristia como Sacrificio de Cristo y adoracion unica de la Iglesia por eso los protestantes la han querido destruir.


Martín Lutero, declaró: “que no podía haber sido escrito por Pablo, porque no refleja su pensamiento”.

Calvino, decía; “que no podía llegar a pensar que esta carta fuera de Pablo”.


Que cada cual saque sus concluciones de porque y quienes la quieren desacreditar en la Iglesia.


Bendiciones+