EL CESASIONISMO EN LA IGLESIA

EL CESASIONISMO EN LA IGLESIA

por Frank Morera

Todos los Padres de la Reforma Protestantes fueron "Cesasionistas" , hoy este mal esta también

enraizado en la Iglesia Católica. EL día de Pentecostés asistí a una Iglesia donde el Sacerdote

dedico todo el Sermón a burlarse del Don de Lenguas y a decir que los Dones del Espíritu Santo

habían cesado. Eso es el Cesasionismo.

El Cesasionismo es la creencia de que los “dones milagrosos del Espíritu Santo (Dones y Carismas)

ya han cesado – que el fin de la era apostólica marcó el fin de los milagros asociados con esa era.

La mayoría de los cesasionistas creen que, mientras que Dios puede y aún realiza milagros hoy en

día, el Espíritu Santo ya no utiliza a individuos para llevar a cabo señales milagrosas.

Yo no tengo que convencerme de que los Dones del Espíritu Santo están actuantes, yo he sido

testigo de ello y lo creo firmemente. Escribo esto para los que no creen en el Poder de Dios dado

por medio de su Espíritu. Veamos que dice el Espíritu Santo el día de Pentecostés por boca del

Apóstol Pedro:

Hechos 2:16-21 (Joel 2:28-32 ) “Esto es lo dicho por el profeta Joel : " Y será en los postreros días ,

dice Dios," que yo derramaré mi espíritu sobre TODA LA HUMANIDAD; Y vuestros hijos y vuestras

hijas profetizarán, VUESTROS JOVENES VERAN VISIONES , Y VUESTROS ANCIANOS soñarán

sueños; INCLUSO EN MIS siervos, tanto hombres como mujeres, YO EN ESOS DIAS

DERRAMARE DE MI ESPÍRITU y profetizarán. Y le daré prodigios en el cielo arriba y señales abajo

en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo. El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre,

antes del día grande y glorioso DEL SEÑOR VENDRÁ. Y será que, para que todo aquel que

invocare el nombre del Señor será salvo.”

Aquí San Pedro cita la profecía del Profeta Joel con respecto a la manifestación del Espíritu Santo

que caracterizará los “últimos días ”

Es claro en este pasaje, así como muchas otras Escrituras del Nuevo Testamento, que el término

“últimos días” se refiere a toda la era de la iglesia. Joel prevé un período de tiempo, que continuará

hasta la Segunda Venida del Senor (“el día grande y glorioso del Señor”). Este período de tiempo es

idéntico con el periodo en el que “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” ( v. 21 )

-es decir, toda la era de la iglesia. Pentecostés fue por lo tanto sólo el principio de cumplimiento de

esta Escritura, que promete un derramamiento del Espíritu sobre “toda la humanidad”, profetizando

“hijos e hijas”, visiones, sueños, etc -ninguno de los cuales se cumplió en el día de Pentecostés.

Unos versículos más adelante ( v.33, 38-39 ) El Espíritu por medio de San Pedro hace de nuevo

muy claro que esta promesa de Joel se extiende, no sólo a los cristianos del primer siglo, sino a los

cristianos de todas las generaciones – “todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro

Dios llamare” .

He visto que algunos hermanos usan erróneamente este Versículo de San Pablo como prueba de

que estos Dones cesaron:

2- .1 Corintios 13:8-13 “El amor nunca deja de ser. Pero si hay dones de profecía, se acabarán; si

hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará. Porque en parte conocemos, y en parte

profetizamos; pero cuando venga lo perfecto, lo incompleto se acabará. Cuando yo era niño,

hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre,

dejé las cosas de niño. Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos

cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido.

Y ahora permanecen la fe, la esperanza, el amor: estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” .

Contrariamente a los que algunos creen, lejos de decir que los Dones se acabaran aquí el apóstol

Pablo enseña específicamente que los dones sobrenaturales del Espíritu estarán presentes en la

iglesia hasta la segunda venida de Cristo, Cuando venga lo perfecto… ENTONCES cesarán. “Lo

perfecto" es Cristo, cuando llegue el establecimiento del Reino de Dios ya no harán falta los dones,

solo el de la Caridad

Efesios 4:11-13 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a

otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la

edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe, y” del conocimiento

del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Es importante notar que en el pensamiento de San Pablo, los dones sobrenaturales no son dados

por Cristo a la iglesia principalmente para acreditar los apóstoles, sino para “la edificación del

Cuerpo de Cristo.” Estos dones son distribuidos a “cada uno” (v. 7 -8) para la edificación de la

iglesia, hasta que “lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios” – a la

“medida de la estatura de la plenitud de Cristo.”

4 .1 Tesalonicenses 5:16-24 “Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias en todo, porque

ésta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús. No apaguen el Espíritu. No desprecien las

profecías (los dones de profecías). Antes bien, examínenlo todo cuidadosamente, retengan lo

bueno. Absténganse de toda forma (apariencia) de mal. Y que el mismo Dios de paz los santifique

por completo; y que todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida

de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Aquél que los llama, el cual también lo hará” .

De nuevo en este pasaje, San Pablo instruye a la iglesia con respecto a "no apagar el Espíritu” y

“profecías”, en el mismo aliento que le asegura a ellos en relación con la segunda venida de Cristo!

San Pablo no le paso por su mente que los dones espirituales cesarían casi dos mil años antes del

regreso de Cristo.

San Marcos 16:14-20 “Y después se apareció a los once mismos cuando estaban sentados a la

mesa; y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo

habían visto después que Él había resucitado. Y Él les dijo: “Id por todo el mundo y predicad el

evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será

condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios,

hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si beben un veneno mortal, no les

hará daño; pondrán las manos sobre los enfermos y sanarán . “De manera que , cuando el Señor

Jesús les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. Y ellos, saliendo,

predicaron en todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la palabra con las

señales que la seguían”.

Ya no es San Pablo, es el Señor Jesucristo quien establece las características de la era de la

iglesia. “Las señales sobrenaturales acompañarán, no sólo a los apóstoles, sino a toda la Iglesia a

“los que han creído” ¿Cuánto tiempo iba a durar esta situación? El pasaje paralelo de Mt 28:18-20

deja claro : “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la

tierra. Por tanto, id, y haced discípulos de todas las naciones , bautizándolos en el nombre del

Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he

aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. ‘ ” La gran comisión y las

promesas relacionadas con ella estarán vigentes “hasta el fin de los tiempos”, no sólo durante el

ministerio y la vida limitada de los doce Apóstoles..

Padres de nuestra iglesia -tales como San San Justino Mártir (100-165), San Ireneo (115-202),

Tertuliano (160-220) y Orígenes (185-254) sostuvieron que los dones espirituales,, estaban todavía

activos en la iglesia en sus días, mucho después de que Juan hubiera fallecido alrededor del 100

dC.

Justino Mártir (100-165) En su Diálogo con Trifón, Justino aclara que los dones proféticos de los

judíos fueron transferidos a los cristianos. Empieza el capítulo 82 de su libro declarando que: “Los

dones proféticos siguen con nosotros hasta el día de hoy.” Sigue la misma línea de razonamiento

en el capítulo 87 argumentado que el Espíritu continúa impartiendo dones de gracia, “a aquellos que

son dignos porque creen en Él.” El siguiente capítulo, el 88, afirma la presencia de los dones

espirituales: “Ahora, es posible ver mujeres y hombres entre nosotros que poseen dones del

Espíritu de Dios.” San Justino creía que los carismata todavía existían en sus días. En su Segunda

Apología llega a aseverar que muchos cristianos siguen echando fuera demonios. “Ahora puedes

ver esto por ti mismo. Porque muchos endemoniados hay por todo el mundo. Incluso los había en tu

ciudad. Muchos hermanos cristianos los echaron fuera en el nombre de Jesucristo, el cual fue

crucificado bajo Poncio Pilato. Los libraron y siguen librándolos, quitando el poder de los diablos.

Fueron curados aun cuando otros exorcistas y las drogas no podían hacer nada” (capítulo 6). ¡El

Espíritu no había parado de obrar en el siglo segundo

San Ireneo (130-202) El magnum opus de Ireneo – Contra las herejías – también da testimonio de la

amplia gama de dones espirituales que operaban en el siglo segundo. Ireneo llega a decir que los

carismata son una clara señal del discipulado del Jesús verdadero (y no el Jesús gnóstico). Escribe:

“Aquellos que son verdaderamente sus discípulos, habiendo recibido gracia de Él, llevan a cabo

milagros en su nombre para promover el bienestar de otros hombres, según el don que cada uno ha

recibido de Él. Porque algunos verdaderamente echan fuera demonios, de modo que aquellos que

han sido limpiados así de espíritus malignos suelen creer en Cristo y se unen a la Iglesia. Otros son

capaces de ver cosas venideras: ven visiones y pronuncian palabras proféticas. Otros sanan a los

enfermos, imponiéndoles las manos, y se sanan. Además, hasta los muertos han sido resucitados y

permanecen entre nosotros por muchos años.” (2:32:4). ¡El Espíritu, entonces, hace milagros, echa

fuera demonios, revela el futuro, sana a los enfermos e incluso levanta a los muertos! Otro párrafo

relevante en cuanto al tema de las lenguas se halla en el 5:6:1 donde explica que: “Por esta razón

declara el apóstol, Hablamos sabiduría entre los que son perfectos, refiriéndose a aquellos que

habían recibido el Espíritu de Dios, y quienes a través del Espíritu de Dios hablan en todo tipo de

lenguas, como él mismo hacía. Así Ireneo confesó abiertamente que el Espíritu impartía dones

carismáticos a su Iglesia.

Tertuliano (150-220) Tertuliano estaban tan cautivado por el dinamismo del Espíritu de Dios que

algunos lo han nombrado el primero teólogo de la Iglesia . A Tertuliano le encantó el tema del

Espíritu Santo. En el contexto del bautismo, exhorta a los recién convertidos a anhelar los dones

espirituales. “Por consiguiente, amados y benditos, a quienes aguarda la gracia de Dios, cuando

salís de ese baño santo [el bautismo] y por primera vez extendéis vuestras manos dentro de la casa

de tu Madre [la Iglesia] junto con vuestros hermanos, pedid al Padre, pedid al Señor que os dé la

riqueza de su gracia y la distribución de sus dones (1 Corintios 12:4-12). “Pedid,” dice, “y se os

dará.” Habéis pedido, y habéis recibido. Habéis llamado, y se os ha abierto. Lo único que pido es

que mientras estéis pidiendo, que os acordéis de mí, Tertuliano el pecador.” (Sobre el bautismo,

20). Otro pasaje útil se encuentra en su obra Contra Marción 5:8. En esta sección de su libro,

Tertuliano repite lo que Ireneo había hecho, esto es, apelar a los dones espirituales para demostrar

que su Iglesia era de veras la Iglesia de Cristo. Reta al hereje Marción a producir manifestaciones

espirituales parecidas a los dones del Espíritu que operaban en la Iglesia de Tertuliano. Esos

dones, creía Tertuliano, le aseguraban que servía al único Dios verdadero del Antiguo y del Nuevo

Testamento y no al ‘dios’ modificado de Marción. Por lo tanto, tanto Cristo como el Espíritu y el

apóstol pertenecen únicamente a mi Dios. Aquí está mi confesión para todo aquel que quiera

conocerla.”

Tertuliano dedico el capítulo 9 a las poderosas experiencias proféticas que una hermana en el

Señor había vivido. “Dado que nosotros reconocemos los carismata espirituales, o dones, hemos

recibido el don de la profecía, aunque vivimos después de Juan [el Bautista].”

Orígenes (185-254) Orígenes también era consciente de los carismata. Su obra más conocida,

Sobre los principios, es el primer intento de cualquier escritor cristiano en compilar una teología

sistemática amplia. Advierte en contra del mal uso de los dones espirituales. Esto nos lleva a la

conclusión de que los carismata estaban vigentes en su generación. Proclama solemnemente,

“Cuando la palabra de sabiduría o de conocimiento o cualquier otro don haya sido otorgado al

hombre – sea por bautismo o sea por la gracia del Espíritu – y no es administrado correctamente, a

saber, el recipiente lo esconde debajo de tierra o en un pañuelo, el don del Espíritu, seguramente,

será quitado de su alma, y lo que queda, esto es, la sustancia de su alma, será asignada a su lugar

con los incrédulos. Será separada y dividida del Espíritu, el cual quiere unir el alma del hombre al

Señor.” (2:10:7). Si un creyente tiene un don espiritual, lo tiene que usar diligentemente en el temor

del Señor. Dios no imparte sus dones con ligereza. Cada don conlleva una gran responsabilidad.

Orígenes testifica que: “Entre los cristianos seguimos encontrando huellas del Espíritu, el cual

apareció en forma de paloma. Echan fuera demonios y realizan muchas sanidades y predicen

ciertos eventos, conforme a la voluntad del Logos.” (Contra Celso, 1:46).

Cirilo de Jerusalén. Éste registró varios comentarios sobre la obra del Espíritu en sus Lecciones

catequéticas en el siglo cuarto. Prometió a los fieles que: “Si creéis, no solamente recibiréis la

remisión de pecados, sino haréis cosas más allá del poder del hombre. ¡Y qué seáis tenidos por

dignos de recibir el don de profecía también! […] Tu Guardián, el Consolador, te guardará todos los

días de tu vida. Te cuidará como si fueras uno de sus soldados. Cuidará tus entradas y tus salidas.

Te guardará de todos tus enemigos. Y te dará dones de todo tipo, si no lo contristas por el pecado.

[…] Estate preparado para recibir gracia, y cuando la hayas recibido, no la deseches.” (17:37).

Alude también en el capítulo anterior al exorcismo, explicando: “Si eres tenido por digno de la

gracia, tu alma será iluminada, recibirás un poder que no tienes, recibirás armas terribles para los

espíritus malos; y si no arrojas tus armas, sino guardas el Sello sobre tu alma, ningún espíritu malo

se te acercará a ti; porque se acobardará; porque verdaderamente por el Espíritu de Dios son

expulsados los malos espíritus.” (17:36) El Espíritu da varios dones (la profecía incluida) y también

echa fuera demonios.

Hemos visto a través de estos padres ilustres des de los primeros siglos que ya pasado habiendo

pasado cientos de años de la muerte de los Apóstoles los dóndes se mantenían en la Iglesia..

El Catecismo publicado en 1992 y que es el resumen de la fe de la Iglesia no parece pensar que los

dóndes han cesado:

1830 La vida moral de los cristianos está sostenida por los dones del Espíritu Santo. Estos son

disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo.

1831 Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia,

piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David (cf Is 11, 1-2). Completan y

llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer

con prontitud a las inspiraciones divinas.

1832 Los frutos del Espíritu son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como

primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce: ‘caridad, gozo, paz, paciencia,

longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ (Ga

5,22-23, vg.).

El Papa Juan Pablo II, hablándole a un grupo de líderes internacionales de la renovación, el 11 de

diciembre de 1979, les dijo: "Estoy convencido que este movimiento es un componente muy

importante en toda la renovación de la Iglesia." Él les dijo que desde sus once años hace una

oración diaria al Espíritu Santo y añadió: "Esta fue mi propia iniciación espiritual, así que entiendo

todos estos carismas. Son todos parte de la riqueza del Señor. Estoy convencido que este

movimiento es una señal de su acción"

El Papa Benedicto decía el Viernes 31 de octubre de 2008 :

Lo que vemos en el Nuevo Testamento sobre los carismas, que surgieron como signos visibles de

la venida del Espíritu Santo, no es un acontecimiento histórico del pasado, sino una realidad

siempre viva: el mismo Espíritu divino, alma de la Iglesia, actúa en ella en todas las épocas, y sus

intervenciones, misteriosas y eficaces, se manifiestan en nuestro tiempo de manera providencial.

Los movimientos y las nuevas comunidades son como irrupciones del Espíritu Santo en la Iglesia y

en la sociedad contemporánea. Entonces podemos decir muy bien que uno de los elementos y de

los aspectos positivos de las comunidades de la Renovación carismática católica es precisamente

la importancia que en ellas tienen los carismas o dones del Espíritu Santo y su mérito consiste en

haber recordado en la Iglesia su actualidad concilio Vaticano II, en varios documentos, hace

referencia a los movimientos y a las nuevas comunidades eclesiales, especialmente en la

constitución dogmática Lumen Gentium, donde se dice: "Los carismas, tanto los extraordinarios

como los más sencillos y comunes, por el hecho de que son muy conformes y útiles a las

necesidades de la Iglesia, hay que recibirlos con agradecimiento y consuelo" (n. 12). Después,

también el Catecismo de la Iglesia católica ha subrayado el valor y la importancia de los nuevos

carismas en la Iglesia, cuya autenticidad es garantizada por la disponibilidad a someterse al

discernimiento de la autoridad eclesiástica (cf. n. 2003). Precisamente por el hecho de que somos

testigos de un prometedor florecimiento de movimientos y comunidades eclesiales, es importante

que los pastores ejerzan con respecto a ellos un discernimiento prudente, sabio y benévolo. "

El Papa Francisco en su Catequesis de Octubre 1ro de 2014 dice:

Desde el inicio el Señor ha colmado a la Iglesia con los dones de su Espíritu, haciéndola así

siempre viva y fecunda, con los dones del Espíritu Santo. Entre estos dones, se distinguen algunos

que resultan particularmente preciosos para la edificación y el camino de la comunidad cristiana: se

trata de los carismas. En esta catequesis sobre la Iglesia nos preguntamos: ¿qué es exactamente

un carisma? ¿Cómo podemos reconocerlo y recibirlo? Y sobre todo: ¿el hecho que en la Iglesia

haya una diversidad y una multiplicidad de carismas, debe ser visto en sentido positivo, como una

bella cosa o más bien como un problema?

Chiara Lubich decía en Marzo de 1984 :

Y si, por obra del Espíritu Santo, Jesús es el Verbo de Dios hecho carne, también la Iglesia

–siempre por obra del Espíritu Santo a través de estos extraordinarios dones suyos– se muestra

con mayor evidencia como un Evangelio encarnado. El Espíritu la enriquece con carismas

«menores» (dones de curación, de asistencia, de lenguas…); pero además por medio de

instrumentos suyos, hace florecer en todas las épocas y también hoy, Movimientos espirituales,

Órdenes, Congregaciones, familias religiosas de todo tipo. Y cada familia u Orden, cada Movimiento

o Congregación, si se observan bien, no son otra cosa más que –pase la palabra– la

«encarnación», por medio del Espíritu, de una palabra de Jesús, de una actitud suya, de un

acontecimiento de su vida, de un determinado dolor suyo…"

El Espíritu la enriquece con carismas «menores» (dones de curación, de asistencia, de lenguas…);

pero además por medio de instrumentos suyos, hace florecer en todas las épocas y también hoy,

Movimientos espirituales, Órdenes, Congregaciones, familias religiosas de todo tipo. Y cada familia

u Orden, cada Movimiento o Congregación, si se observan bien, no son otra cosa más que –pase la

palabra– la «encarnación», por medio del Espíritu, de una palabra de Jesús, de una actitud suya, de

un acontecimiento de su vida, de un determinado dolor suyo…

El Espíritu la enriquece con carismas «menores» (dones de curación, de asistencia, de lenguas…);

pero además por medio de instrumentos suyos, hace florecer en todas las épocas y también hoy,

Movimientos espirituales, Órdenes, Congregaciones, familias religiosas de todo tipo. Y cada familia

u Orden, cada Movimiento o Congregación, si se observan bien, no son otra cosa más que –pase la

palabra– la «encarnación», por medio del Espíritu, de una palabra de Jesús, de una actitud suya, de

un acontecimiento de su vida, de un determinado dolor suyo…"

Es un hecho indiscutible la Obra especial del Espíritu se produce en ciertas épocas, junto con la

enseñanza de 1 Corintios 12-14 que los dones del Espíritu son otorgados soberanamente, de

acuerdo a la voluntad de Dios,” ( 12:11, 18 Tenemos que tener claro que no podemos esperar las

manifestaciones del Espíritu en todo momento a lo largo de la historia de la iglesia. La habilidad de

hacer milagros no era una posesión automática de los apóstoles o la Iglesia primitiva. (Mt 17:19-20 )

Incluso en los tiempos del Nuevo Testamento, los cristianos eran dependientes de lo que Dios tuvo

a bien concederles cuando “extendió su mano para sanar”, Y que “señales y maravillas tuvieron

lugar en el nombre de su santo siervo Jesús.” (Hechos 4:29-31 )

Ni en la iglesia primitiva ni en la de hoy los hombres pueden dictarle a Dios cuando y donde él hará

sus milagros, o qué instrumentos Él usará para hacerlos, pero es indiscutible que si hay una época

de la Iglesia desde la era Apostólica hasta ahora de que se necesitan los Carismas y Dones para

dar testimonio del Poder de Dios, es esta….el Siglo XXI. Pidamos al Señor que ilumine a sus fieles

para que reciban y usen los Carimas y Dones en la construcción del Reino y no busquen poder en

el orientalismo o el espiritismo. Pidamos al Señor que los que predican reciban y usen estos

Carismas y Dones para que dejen de predicar el pasado y prediquen en presente que es lo que esta

generación que nos ha tocado vivir necesita.

Ven Espíritu Santo visita nuestros corazones con tus dones y haznos constructores del Reino de

Dios. Amen+