¿ES BÍBLICO EL PODER JUZGAR?

por Martin Zavala

 

Pregunta:

  • Tuvimos una pequeña discusión mi amiga y yo. Ella dice que debemos decir algo sobre la homosexualidad y yo creo que no debemos juzgar a los homosexuales, ni a nadie, pues Jesucristo dijo que no juzgaramos, queremos saber ¿Qué dice realmente la biblia sobre el juzgar? He leído sus libros pero ahora me gustaría saber sobre el juzgar y la homosexualidad ¿Puede ayudarnos? Gracias. Martha

Respuestas:

Estimada hna.

Te envío un artículo que escribí sobre eso y te recomiendo leer todo el libro que se llama LGBT Preguntas y Respuestas donde respondo con la biblia; la ciencia y la historia acerca de la homosexualidad. Puedes pedirlo en www.defiendetufe.com

Sin duda que una de las frases más manipuladas por los medios de comunicación y grupos pro-gay son las que mencionó el Papa Francisco al finalizar la jornada mundial de la juventud realizada en Brasil acerca del “juzgar”.

Ya en otra ocasión expliqué algo sobre eso, pero lo que me preguntas acerca de si es bíblico el poder juzgar es algo diferente y muy interesante pues hay muchas cosas que decir y que debemos de conocer.

Sin duda que una de las palabras que más mal ha interpretado la gente en los últimos años es la palabra “juzgar”. Prácticamente se ha hecho un tabú de ella y hasta católicos muy comprometidos repiten con mucho simplismo, sin analizar a fondo, que no debemos de “juzgar nunca a nadie”.

Desde ya te comentó, que eso es Falso. Estar con esa idea dentro de la Iglesia tiene muy malas consecuencias y por eso es necesario que precisemos el sentido más exacto del término “juzgaren la biblia para no cometer más errores dentro de la vida cristiana lavándonos las manos al estilo Pilatos en muchas situaciones bajo el pretexto de ‘no juzgar’. Profundicemos en las Sagradas Escrituras y en unos minutos estarás de acuerdo conmigo.

Creo que hay dos razones principales por las cuales se cayó en esta actitud de pensar que “juzgar es algo malo”. Una por el influjo del cristianismo en la sociedad occidental donde se ha dado una mala interpretación del pasaje donde Jesucristo dice que “no juzguemos para no ser juzgados”. Otra por el “relativismo” contemporáneo en todas sus modalidades que ha penetrado abundantemente en mucha gente incluyendo en ambientes y líderes católicos.

Aclaremos o desenredemos esto para así poder “juzgar al estilo cristiano” tal como Jesucristo lo quiere e incluso lo exige.

1.- ‘Juzgar’ en el Antiguo Testamento

En la Biblia, específicamente en el Antiguo Testamento la palabra usada para “juzgar” es “shapat” que significaba juzgar(Dt 16,18-20), liberar(libro de los jueces), gobernar (1 Crónicas 26).

En estos libros la palabra ‘juzgar’ no tenía el mismo significado que en la actualidad. Más bien podía usarse como guiar, liberar, reinar o discernir y para eso era necesario decidir la última palabra. Los jueces eran principalmente “caudillos” o líderes del pueblo de Dios que buscaban establecer el orden pues no tenían un rey y desaparecen al establecerse la monarquía. Ellos tenían que luchar pero al mismo tiempo tomar decisiones.

“En aquel tiempo, Débora, una profetisa, mujer de Lappidot, era juez en Israel. Se sentaba bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Betel, en la montaña de Efraím; y los israelitas subían donde ella en busca de justicia.” Juec 4,4-5

Además, el famoso rey sabio Salomón dice en su oración a Dios: “Concede, pues, a tu siervo, un corazón que entienda para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal, pues ¿quién será capaz de juzgar a este pueblo tuyo tan grande?»” 1 Rey 3,9

Nota como con mucha claridad en el antiguo testamento, se habla de que el “juzgar” es algo tan bueno que el rey más sabio pidió sabiduría para poder juzgar y así poder “discernir el bien del mal”.

Unas citas clave son Dt 16,18-20 que dice: “Establecerás jueces y escribas para tus tribus en cada una de las ciudades que Yahveh te da; ellos juzgarán al pueblo con juicios justos”. Y Lev 19,15 “…que juzgarás con justicia a tu prójimo”.

Así que de acuerdo a la palabra de Dios, en el antiguo testamento era algo muy común y correcto el poder ‘juzgar’ siempre y cuando lo hagamos de una manera justa.

Sí se puede juzgar, haciendo juicios justos.

Pasemos ahora al Nuevo Testamento donde examinaremos esta palabra a la luz de la nueva alianza establecida por Jesucristo y bajo la guía del Espíritu Santo presente en su Iglesia.

2.- ‘Juzgar’ en el Nuevo Testamento

En el griego koiné, que es el idioma usado en el Nuevo Testamento hay 2 palabras que se usan para el “juzgar”. Una es “Krinete” y la otra es derivada “Anakrinetai”. La primera es la que se usó al traducir del arameo al griego el evangelio de san Mateo cuando Jesucristo dijo: “No juzguen para no ser juzgados”. Mt 7,1 la segunda es usada por ejemplo en 1 Cor 2,14 como “discernir” o “juzgar para separar“. 1 Tes 5,21

Además la misma palabra “Krinete” es usada tanto en sentido negativo como también en algo positivo.

Al ser traducida al español la palabra “juzgar” su significado es diferente pues viene del latín iudicare que significa dictar un veredicto. “Ius” es igual a derecho y “dicare” a indicar.

En el nuevo testamento hay muchos sentidos:

– Juzgar en sentido negativo. “No juzguéis, para que no seáis juzgados.” Mt 7,1

– Juzgar en sentido positivo. “No juzguen según la apariencia. Juzguen con juicio justo.” Jn 7,24; 1 Cor 4,1-5

– Juzgar como disciplina interna: “Sepan que ya he juzgado al culpable como si estuviese presente…” 1 Cor 5,3 “¿no son ustedes quienes deben juzgar a los que están dentro? 1 Cor 5,13

Pablohizo juicios y muy duros. 2 Tim 3,8 “Del mismo modo que Janés y Jambrés se opusieron a Moisés, también ellos se oponen a la verdad. Son hombres de mente pervertida, descalificados en cuanto a la fe.” Juzgó e incluyó los nombres.

San Pedro juzgó e incluso impuso un severo castigo a Ananías y Sáfira. Hech 5,1-11

  • El mismo Jesucristo después de que dijo no juzguen… en Mt 7,5 dice: “Hipócrita, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la pelusa del ojo de tu hermano”. El problema no es el juzgar, sino ver o juzgar mal con actitudes fariseas u olvidando que todos somos pecadores.

Juan el Bautista llamó a los fariseos y saduceos “raza de víboras” (Mateo 3,7). Juzgó y duro.

Ah… y aprovechando, el Papa Francisco llamó hace unas semanas “hipócritas a los que se disfrazan de santos y se creen muy católicos por tener un familiar benefactor de la iglesia o ser amigos del obispo”. Sin duda que eso es también juzgar con bastante fuerza y públicamente.

Juzgar como un discernimiento cristiano. Heb 5,14 “A los adultos se les da el alimento sólido, pues han adquirido la sensibilidad interior y son capaces de distinguir lo bueno y lo malo“. No se puede distinguir sin haber hecho antes un juicio. 1 Tes 5,21 “Examínenlo todo y quédense con lo bueno“. Solamente juzgando y emitiendo juicios somos capaces de distinguir lo malo y rechazarlo para quedarnos con lo bueno.

Así que todos aquellos que se rasgan las vestiduras modernas diciendo que nunca se debe de juzgar y que no se diga nada sobre la pareja de lesbianas que bautizo a su hijo; la práctica de la homosexualidad y el orgullo gay… les digo que ellos mismos ya están haciendo un juicio y se alejan de la palabra de Dios y del sentido común que tanto urge en nuestro tiempo.

  • “Por eso estamos, como estamos” haciéndonos cómplices de cuanta injustica y pecado interno nos rodea. Hasta en nosotros mismos y mucho de esto pasa por falta de un juicio de discernimiento. Si leyéramos más la biblia mi estimada hermana Martha nos daríamos cuenta que el juzgar con sano juicio es algo 100 % bíblico como ya lo miramos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Dicho de una manera directa: Aquellos que no desean que se juzgue a nadie ni nada, son “hijos del relativismo e individualismo” donde cada quien piensa y hace lo que quiere y que el mundo ruede. Son incapaces de discernir o juzgar entre lo bueno y lo malo. Ni les interesa. Al pensar así, están revelando ellos mismos su misma desobediencia e inmadurez. Dios es Amor(1 Jn 4,8) pero al mismo tiempo es un Dios Juez, justo y misericordioso.(Tobias 3,2)

Juzgar no solamente es bíblico, sino bueno, necesario y urgente pues por falta de discernimiento y no juzgar las actitudes muchos cristianos terminan viviendo, como lo dice la Biblia y el Papa, como auténticos católicos y paganos al mismo tiempo. Siguiendo las ideas y creencias del mundo en vez de las de Dios… y todo sin darse cuenta de ello.

Animo y olvides leer un libro nuevo que he escrito: LGBT Preguntas y Respuestas

La verdad acerca de la homosexualidad, que todo católico debe conocer. Respuestas bíblicas, históricas y científicas sobre este tema. Ordénalo, impreso o en ebook en este momento en www.defiendetufe.com

Bendiciones estimada hermana y espero haber respondido a tu pregunta.