LA IGLESIA GRECO-CATOLICA UCRANIANA

La Iglesia greco-católica ucraniana (en ucraniano Українська греко-католицька церква) es la más numerosa de las Iglesias orientales católicas autónomas en plena comunión, sui iuris, con la Santa Sede de la Iglesia católica. Se separó de la obediencia romana en 1054, tras el cisma de Constantinopla, pero fue readmitida en 1596 después Unión de Brest. El primado de esta Iglesia, en unión con el papa, recae en el llamado Arzobispo Mayor de Kiev-Hálych y toda Rusia, aunque la jerarquía ucraniana ha solicitado que sea elevado a patriarca.

Esta Iglesia se encuentra geográficamente muy dispersa, teniendo 40 eparquías en una docena de países de cuatro continentes, incluyendo otros tres metropolitanos en Polonia, Estados Unidos y Canadá.

Sus lenguas litúrgicas habituales son el antiguo eslavo eclesiástico y el ucraniano.

Los ucranianos recibieron la fe cristiana por medio de misioneros bizantinos y sus iglesias, consecuentemente, estuvieron originalmente conectadas al Patriarcado de Constantinopla. En 988, el príncipe de la Rus de Kiev, Vladimiro Sviatoslávich, proclamó la religión cristiana como religión oficial en todas las tierras del territorio ucraniano. Ese mismo año, prácticamente todo el pueblo fue bautizado a orillas del río Dniéper según el rito bizantino.

Bajo el reinado de Yaroslav I el Sabio, sucesor de Vladimiro, la Iglesia de Kiev continuó su expansión: se construyeron monasterios, iglesias, escuelas, bibliotecas, se tradujeron libros del griego, etc. Yaroslav también mandó construir la gran Catedral de Santa Sofía en el año 1037, que se convirtió en el símbolo del cristianismo ucraniano.

Yaroslav murió en 1054, cuando se produjo el cisma entre las Iglesias de Occidente y Oriente. Si bien los bizantinos rompieron su comunión eclesial con la Sede de Roma, los cristianos de Kiev permanecieron en unión con ella.

En el siglo XV el Reino de Galitzia pasó a estar bajo la dominio de los polacos y lituanos.

En 1439, el metropolita Isidoro de Kiev asistió al Concilio de Florencia y acordó un acta de unión entre católicos y ortodoxos. En contra, los moscovitas se negaron a unirse con Roma. Defendían que Moscú fuera otra Roma y que la Iglesia ortodoxa rusa fuera la madre de todas las Iglesias orientales. Las primeras víctimas de este plan de rusificación, creado por Moscú, fueron los ucranianos y los bielorrusos, que fueron incorporados al Patriarcado ortodoxo de Moscú mediante la persecución, el destierro, la deportación, el hambre y el genocidio

La disolución de la Iglesia greco-católica en los territorios gobernados por el Imperio ruso se dio por finalizada en 1875 con la abolición de la eparquía de Jolm (actualmente en Polonia).

Retorno a la obediencia romana.

Durante el siglo XVI los obispos ucranianos decidieron buscar un apoyo oficial y la protección de Roma. Debido a que la infiltración de la propaganda ruso-ortodoxa en Ucrania, era cada vez mayor, el trabajo del latinismo polaco también era enorme y, por otro lado, nacían nuevas sectas y el número de protestantes aumentaba.

Este deseo fue alcanzado en 1596, cuando con el apoyo del rey de Polonia, Segismundo III Vasa toda la jerarquía eclesiástica ucraniana concluyó la unión con Roma y proclamaron en el Sínodo de Brest la “comunión oficial” entre Kiev y Roma.

Al caer en el siglo XVIII la mayor parte de los territorios de Ucrania estaba bajo el dominio de los zares de Moscú, éstos iniciaron una sistemática persecución al cristianismo ucraniano católico. Solamente la parte occidental de Ucrania, con Leópolis como capital, que permaneció bajo Austria y después bajo Polonia, pudo conservar la comunión eclesial con Roma. Esta Iglesia prosperó bajo el carismático liderazgo del metropolita Andrés Sheptytsky, que fue arzobispo de Leópolis desde 1900 a 1944.

A medida que la Rusia ortodoxa expandía su control sobre Ucrania, la unión fue gradualmente suprimida. En 1839, el zar Nicolás I de Rusia abolió la unión en todo el territorio ruso. De este modo, hacia finales del siglo XIX los greco-católicos casi habían desaparecido.

Siglo XX

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial la mayor parte de Galitzia fue anexada a la Unión Soviética. La nueva administración comunista actuó decisivamente para exterminar a la Iglesia greco-católica de Ucrania: en abril de 1945 todos sus obispos fueron arrestados y sentenciados a trabajos forzados. El metropolita Joseph Slipyj, cabeza de la Iglesia, fue enviado a prisión en Siberia. No fue puesto en libertad hasta 1963, para ser enviado exiliado a Roma. En ese mismo año le fue dado el título de Arzobispo Mayor de los Ucranianos de Leópolis, y en 1965 fue ordenado cardenal. Murió en 1984.

En 1989, acercándose la caída del comunismo, a los greco-católicos ucranianos se les concedió el derecho de registrarse ante el Gobierno. Con el apoyo de las autoridades locales, los ucranianos católicos gradualmente tomaron posesión de sus antiguas parroquias. Todo esto fue el preludio de un fuerte resurgimiento del catolicismo en la región.

En 1991 el cardenal Myroslav Iván Lubachivsky, exiliado jefe de la Iglesia ucraniana, fue habilitado a salir de Roma y tomar residencia en Leópolis. En 1992, los obispos greco-católicos ucranianos de todo el mundo fueron convocados para un sínodo en la misma ciudad por primera vez en varias décadas, y ese mismo año los restos del cardenal Joseph Slipyj fueron trasladados desde Roma a Leópolis, donde fueron sepultados cerca del metropolita Andrés Sheptytsky. En julio de 1993 se crearon cuatro diócesis nuevas.

Actualidad
Después del restablecimiento de esta Iglesia en Ucrania, el sínodo de obispos se reúne regularmente. El Primer Concilio General de los Ucranianos greco-católicos se celebró en Leópolis en octubre de 1996. Debido a la mala salud del cardenal Lubaschivsky, monseñor Lubomyr Húsar fue nombrado Administrador de la Iglesia ucraniana greco-católica.

El 14 de diciembre del año 2000 murió el cardenal Lubaschivsky y fue nombrado como su sucesor Lubomyr Húsar, quien fue después nombrado cardenal.

En junio del 2001, el papa Juan Pablo II realizó una visita pastoral a Ucrania por invitación del presidente y los obispos greco-católicos y latinos. Los sitios principales de la visita fueron Kiev, la capital nacional, y Leópolis. En su visita a Ucrania, el Papa celebró la beatificación de 27 mártires y 3 siervos de Dios y bendijo de la nueva Universidad Católica de Ucrania.

En la actualidad, esta Iglesia cuenta con 3.240 comunidades parroquiales, 78 monasterios, 755 escuelas dominicales, 12 instituciones educativas, 2721 iglesias (y se están construyendo otras 306), 16 obispos, 1976 sacerdotes, 590 monjes, 729 monjas y 1.298 seminaristas.

Jurisdicciones

Iglesia de San Juan Bautista de Ottawa, Canadá, de obediencia greco-católica ucraniana.
Archieparca Mayor de Kiev – Galitzia y Toda Rusia (en Ucrania), de quien dependen los exarcados archiepiscopales de:
Crimea
Donetsk
Járkov
Odesa
Lutsk
Archieparquías metropolitanas:
Kiev – Vyshhorod (es también visitador apostólico en Kazajistán y Asia Central). Unida a la archieparquía mayor de Kiev – Halich. Tiene como sufragáneas a las eparquías de:
Archieparquía de Leópolis (Ucrania)
Buchach (en Ucrania)
Ivano-Frankivsk (en Ucrania)
Kolomyia – Chernivtsi (en Ucrania)
Sambir – Drohobych (en Ucrania)
Sokal – Zhovkva (en Ucrania)
Stryl (en Ucrania)
Ternopil – Zboriv (en Ucrania)
Curitiba (en Brasil) que tiene como sufragánea a la eparquía de:
Inmaculada Concepción en Prudentópolis (en Brasil)
Filadelfia (en Estados Unidos) que tiene como sufragáneas a las eparquías de:
San Josafat en Parma (en los Estados Unidos)
San Nicolás en Chicago (en los Estados Unidos)
Stamford (en los Estados Unidos)
Przemyśl – Varsovia (en Polonia) que tiene como sufragánea a la eparquía de:
Wrocław – Gdańsk (en Polonia)
Winnipeg (en Canadá) que tiene como sufragáneas a las eparquías de:
Edmonton (en Canadá)
Nueva Westminster (en Canadá)
Saskatoon (en Canadá)
Toronto (en Canadá)

Iglesia de madera de Wysowa (Beskid Niski, Polonia). Anteriormente perteneciente a la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, actualmente bajo la Iglesia ortodoxa.
Eparquías:
San Pedro y San Pablo en Melbourne (en Australia, Nueva Zelanda y Oceanía) sufragánea del arzobispado metropolitano latino de Melbourne
Santa María del Patrocinio en Buenos Aires (en Argentina) sufragánea del arzobispado metropolitano latino de Buenos Aires
Sagrada Familia en Londres (Gran Bretaña).
San Vladimiro el Grande de París (Francia).
Exarcados apostólicos:
Alemania y Escandinavia (en Alemania, Finlandia, Suecia y Noruega)
Sedes titulares:
Kamyanets
Institutos de vida consagrada:
Hermanas de la Orden de San Basilio Magno
Orden Basiliana de San Josafat
Monjes Ucranianos Estuditas
El 14 de enero de 2013 el papa designó un visitador apostólico para atender a los fieles ucranianos de Uruguay, Paraguay, Chile y Venezuela.3

Primados

Catedral de rito greco-católico ucraniano de la Inmaculada Concepción, Filadelfia, Estados Unidos.
Metropolitanos de Kiev (1596-1838)
Mykhajlo Rohoza (1596—1599)
Ipatii Potii (1600—1613)
Josyf Veliamyn Rutsky (1613—1637)
Rafajil Korsak (1637—1640)
Antin Sielava (1641—1655)
Havryil Kolenda (1666—1674)
Kyprian Zochovskyj (1674—1693)
Lev Szlubic-Zalenskyj (1694—1708)
Yurij Vynnyckyj (1708—1713)
Lev Luka Kiszka (1714—1729)
Atanasy Sheptycky (1729—1746)
Florian Hrebnicky (1748—1762)
Feliks Filipp Volodkovich (1762—1778)
Ludovik Lev Sheptytsky (1778—1779)
Yason Smogorzhevsky (1780—1786)
Teodor Rostotsky (1787—1805)
Irakly Lisovsky (1808—1809)
Hryhory Kokhanovich (1809—1814)
Yosafat Bulhak (1818—1838)
Metropolitanos de Leópolis (1838-1984)
Mykhajlo Levitsky (1838—1858)
Hryhory Yakhymovych (1859—1866)
Spyrydon Lytvynovych (1866—1869)
Joseph Sembratovych (1870—1882)
Sylvester Sembratovych (1882—1898)
Julian Sas-Kuilovsky (1899-1900)
Andrey Sheptytsky (1900—1944)
Josyf Slipyj (1944–1984)
Arzobispos Mayores de Leópolis (1984-2005)
Myroslav Ivan Lubachivsky (1984–2000)
Lubomyr Husar (2000–2005)
Arzobispos Mayores de Kiev–Galicia (2005- )
Lubomyr Husar (2005—2011)
Sviatoslav Shevchuk (2011— )