ALMA EN LOS ANIMALES

ESTA NO ES UNA PREGUNTA PARA CONTESTAR, ES UN TEMA PARA MEDITAR.
SE QUE ES UN TEMA SENSITIVO, PERO HAY QUE TRATARLO CON LA DOCTRINA
DE LA IGLESIA Y NO LA NUESTRA. JAMAS ANTERIORMENTE EN LA IGLESIA
SURGIO ESTA DUDA. HAY MUCHA FALTA DE DOCTRINA. TODO EL MUNDO QUIERE
HACER LA SUYA SALTANDOSE LA PALABRA DE DIOS.
LOS ANIMALES NO VAN AL REINO DE DIOS.
La Biblia no habla de si las mascotas / animales tienen «alma» o si las mascotas / animales
estarán en el cielo. Sin embargo, podemos tomar algunos principios bíblicos generales y
arrojar algo de luz en el asunto. La biblia afirma que tanto el hombre (Génesis 2,7) como
los animales (Génesis 1,30; 6,17; 7,15- 22) tienen el «aliento de vida»; es decir, tanto el
hombre como los animales son seres vivos. La principal diferencia entre los seres humanos
y los animales, es que el hombre está hecho a la imagen y semejanza de Dios (Génesis
1,26-27) mientras que los animales no.
Ser hechos a imagen y semejanza de Dios significa que los seres humanos son como Dios,
susceptibles a la espiritualidad, con mente, sentimientos y voluntad, y tienen un aspecto de
un ser que continúa después de la muerte. Si las mascotas / animales no tienen espíritu
imagen y semejanza de Dios esto significa que las las mascotas / animales no continúan
existiendo después de la muerte.
Otro factor a considerar es que Dios creó a los animales como una parte de Su proceso
creativo en el Génesis. Dios creó a los animales y vio que era bueno (Génesis 1,25). Por lo
tanto, pudiera ser que hallan animales en la nueva tierra (Apocalipsis 21,1) cuando Jesus
entregue la creación al Padre sin pecado y perfecto. Es imposible decir definitivamente si
algunos de estos animales podrían ser las mascotas que tuvimos mientras estuvimos aquí
en la tierra. Sabemos que Dios es justo y que cuando lleguemos al cielo nos
encontraremos en completo acuerdo con Su decisión en este asunto, sea cual sea.
Si los animales tuvieran espíritu seria un grave pecado matarlos aun para nuestra
alimentación. El Genesis es muy claro cuando dice “ Él tendrá poder sobre los peces, las
aves, los animales domésticos y los salvajes, y sobre los que se arrastran por el suelo.» .
Si los animales tuvieran espíritu serian hermanos nuestros, imagen y semejanza de Dios y
el Señor no nos hubiera dado poder y dominio sobre ellos. Sin embargo cuando habla del
hombre es diferente, dice: “ 27 Cuando Dios creó al hombre, lo creó a su imagen; varón y
mujer los creó,28 y les dio su bendición: «Tengan muchos, muchos hijos; llenen el mundo y
gobiérnenlo; dominen a los peces y a las aves, y a todos los animales que se arrastran.» (
Genesis 1, 26-28)
Debido a que los seres humanos pueden razonar, somos capaces de tomar decisiones
inteligentes y morales, los animales no pueden. Dios no creó a los animales con la
capacidad de elegir el bien o el mal, para aceptar o rechazar la salvación. Solamente a los
seres humanos se les dió la capacidad de razonar.
Génesis 2,8-9, “Y plantó el Senor Dios un jardín en Edén en el oriente, y puso allí al
hombre que había formado. El Señor Dios hizo brotar de la tierra toda clase de arboles
atractivos a la vista y buenos para comer; también en medio del jardín, el árbol de la vida y
el árbol del conocimiento del bien y del mal.”

Dios advirtió a Adán y Eva no comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal —

  • «porque el día que comas de él, ciertamente morirás.” Génesis 2,17 . Solamente los seres
    humanos tienen la capacidad de tomar decisiones morales a favor o en contra de Dios.
    • “Llamo hoy por testigos contra vosotros a los cielos y a la tierra, de que he puesto delante
    de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues la vida para que
    vivas, tú y tus descendientes.” (Deuteronomio 30,19.
    • Josué 24,15 Pero si os parece mal servir a al Señor, escogeos hoy a quien sirvaís, si a
    los dioses a los cuales servían vuestros padres cuando estaban al otro lado del Rio, o a los
    dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis, Pero yo y mi casa serviremos al Senor .
    El plan de salvación se ha diseñado para los seres humanos, no para los animales. Puesto
    que los animales no pueden razonar y tomar decisiones morales, ellos no han sido
    incluidos en la Salvación que Dios ha ofrecido a los seres humanos. Jesús murió para
    “salvar a su pueblo de sus pecados” ( San Mateo 1,21). “Somos salvos por la fe en El. San
    Juan 3,16 dice, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo
    unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.” Con el
    fin de ser salvo, una de las condiciones es el Bautismo y creer en Jesús. Pero los animales
    no pueden ser bautizados y ejercer una fe salvadora en Jesús.
    ¿Habrán animales en el cielo? Depende que se entiende como «cielo». Si es el lugar donde
    van las almas a unirse a Dios, no. La creación original de Dios ha sido sometida a la
    degradación y la decadencia a causa del pecado, pero será restaurada como era en el
    principio. El apóstol San Pablo escribió: “Porque la creación ha sido sujetada a la vanidad,
    no por su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sujetó, en esperanza de que aún
    la creación misma será librada de la esclavitud de la corrupción, para entrar a la libertad
    gloriosa de los hijos de Dios.” (Romanos 8,20). Aunque nuestros pecados nos han
    destruido a nosotros mismos y la naturaleza, Dios restaurará al final a ambos. Así como los
    animales son parte de la creación, yo especulo que podran ser parte de esa «tierra nueva»
    que hablan las Escrituras,cuando Él restaure todo lo nuevo, sin la corrupción del pecado y
    de la muerte.
    No debemos insistir que Dios ordene las cosas de acuerdo a nuestros deseos y
    entendimiento. Debemos estar dispuestos a permitir que Dios ordene las cosas como Él ve
    mejor, y confiar que seremos felices en el cielo. Dios dice, “Porque he aquí que yo creo
    cielos nuevos y tierra nueva. No habrá más memoria de las cosas primeras, ni vendrán
    más al pensamiento.” (Isaías 65, 17)”.
    Tal vez no sepamos todos los detalles de lo que Dios está preparando para nosotros en el
    cielo, pero sí sabemos que será mucho más allá de cualquier cosa que podamos imaginar.
    Está en la Biblia, ‘Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que no han surgido en el corazón del
    hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.” (1Corintios 2,9).
    Ese tema es tan impensable desde el punto de vista de la Fe que la Iglesia jamás ha
    hablado de ellos en concilios o catecismo o han sido citado por los Padres de la Iglesia, sin
    embargo dice el Midrash “que los animales no tienen lugar en el mundo venidero.” Pero
    eso no ha impedido a algunos de los más grandes filósofos judíos debatir acerca del
    concepto de premio y castigo y, por extensión, del concepto de la vida después de la
    muerte con relación a los animales. (o sea que podemos ser juzgado por maltratarlos)

Hay personas muy confundidas que utilizan pasajes como Apocalipsis 19 «11 Entonces vi
el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y
Verdadero, y con justicia juzga y pelea. » Esta es un simbolo que habla del poder del Senor
que viene como ellos conocian a los guerreros victoriosos sobre caballos, si los simbolos
del Apocalipsis fuera realidad tendriamos que aceptar que el Senor Jesus luce asi: «En
medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero, como inmolado, que tenía siete cuernos,
y siete ojos,». Jesus no tiene cuerno ni siete ojos en ellos, esta es una figura o simbolo
profetico que nos da un mensale, no una realidad.
El mejor consejo es que amemos a nuestras mascotas y disfrutemos de ellos mientras
están con nosotros y jamas maltratemos o abusemos a los animales. Dios sabe todo y ve
todo, y nada es demasiado difícil para que él haga y no es injusto.