CAMBIO LA IGLESIA LOS MANDAMIENTOS?

CAMBIO LA IGLESIA LOS MANDAMMIENTOS??

Lee para que te enteres que si alguien ha adulterado los mandamiebtos no fuimos nosotros.

Los mandamientos de Ex 20 para muchas personas de iglesias y sectas siguen sin derogarse, mientras que para nosotros la ley de moisés quedó atrás para todo el que se diga cristiano, la Ley de Moisés fue cumplida y asumida en la Ley del Nuevo Pacto en que estamos, San Pablo lo deja bien claro:

– Efesios 2;15 “Aboliendo en su carne la enemistad, la ley de {los} mandamientos {expresados} en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo {así} la paz,”

– Colosenses 2.14 “habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros {y} que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz”

– Hebreos 7, 18 “ Porque ciertamente, queda anulado el mandamiento anterior por ser débil e inútil”

– Hebreos 8,13 “Cuando El dijo: Un nuevo {pacto}, hizo anticuado al primero; y lo que se hace anticuado y envejece, está próximo a desaparecer.”

– Hebreos 10:1 “ Pues ya que la ley {sólo} tiene la sombra de los bienes futuros {y} no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan.”

– Hebreos 12:27 “ Y esta {expresión:} Aún, una vez más, indica la remoción de las cosas movibles, como las cosas creadas, a fin de que permanezcan las cosas que son inconmovibles.”

O sea, la Antigua Ley no se abolió, se asumió, se le dio el sentido real que se entiende solo bajo la Gracia :

Gálatas 4, 21-31 “ 21 Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? 22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. 23 Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. 24 Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. 25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. 26 Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre. 27 Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de la desolada, que de la que tiene marido. m28 Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.”

El Catecismo de la Iglesia Católica muestra claramente que los Mandamientos no han sido eliminados, pues resume lo esencial de la Moral cristiana. En el catecismo están los mandamientos de Ex 20 y los mandamientos de Dt 5 y la fórmula de la catequesis de la Iglesia en un solo (del punto 2052 en adelante hay también cuadro sinóptico).

Así es que nadie ha quitado los mandamientos de La Ley Dios. En el catecismo está Ex 20,4 en los puntos 2129, 2130, 2131 y 2132 ¿Por qué nos acusan de quitar algo cuando lo tenemos en nuestra doctrina? Una acusación realmente absurda.

Los Judíos

Acá tienen como conciben los judíos el segundo mandamiento:

El Segundo Mandamiento: No Servir ídolos

«¡No tendréis otros dioses!»

El término «otros dioses» no implica, jas veshalom, que existen otros dioses además de Hashem. La Torá se refiere a los ídolos como «dioses» dado que aquella terminología es empleada por sus adoradores (a pesar de que en realidad ellas son imágenes impotentes). La palabra «otros» no se refiere a la relación entre Hashem y los ídolos, sino más bien a los ídolos en relación uno con el otro. Dado que los adoradores de ídolos continuamente cambian sus deidades, rechazando las antiguas y volviéndose a otras diferentes en su lugar, el término «otros» dioses significa dioses los cuales son frecuentemente intercambiados por otros por sus adoradores.

Este Mandamiento implica que está prohibido creer en cualquier poder además de Hashem, adorar ídolos, o inclinarse a ellos. Nuestros jajamím (sabios) prohibieron inclinarse ante un ídolo aún sin intención de adorarlo. Tampoco está permitido tener un ídolo en posesión de uno aún si uno no lo adora. Este Mandamiento también incluye la prohibición de hacer una estatua de un ser humano o de cualquier criatura u objeto en el universo.

https://www.tora.org.ar/los-10-mandamientos/

Así lo tienen dividido los judíos

1. Yo soy el Señor tu Dios que te saqué de la Tierra de Egipto, de casa de servidumbre

2. No tendrás otros dioses delante de mí.

3. No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano.

4. Acuérdate del día del sábado, para santificarlo.

5. Honra a tu padre y a tu madre.

6. No matarás.

7. No cometerás adulterio.

8. No hurtarás.

9. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

10. No codiciarás.

Todo el mundo está de acuerdo sobre el número de X en el Decálogo. Esto es un error porque el texto contiene más de diez instrucciones formuladas en los imperativos (esto es, de este modo… No hagas eso). Con el fin de llegar al” diez”, algunas acciones tuvieron que combinarse. En la Biblia, el número “diez” representa muy probablemente un quórum o número mínimo (cf. “diez” jueces en Ruth 4:02). Tal vez alguien sugirió que tenemos “diez” mandamientos, ¡porque tenemos “diez” dedos con los que contar! ¿Quién sabe?

La división tradicional judía es diferente de las muchas divisiones cristianas. Así, por ejemplo, mientras que en la tradición judía la primera declaración,” Yo soy el Señor tu Dios…” es considerado como el primer mandamiento, en muchas tradiciones cristianas, esto es visto sólo como una introducción al siguiente mandamiento que dice:” No tendrás otros dioses…”

Que el Decálogo represente diez “mandamientos no es tan claro. La palabra” mandamiento” (mitzvah) no aparece en el texto. En la Biblia se les llama simplemente “aseret ha- dibrot”, “las diez palabras” (Deut. 10:4 y Ex 34:28). Los rabinos se hace referencia a ellos como “aseret ha- debarim” (“las diez palabras “). Con el tiempo, ellos eran vistos como mandamientos porque el término dibber se convirtió en un término técnico para la Voz Divina (véase, Jer 5:13). Si Dios los dijo, ¡deben ser mandamientos!

Decálogo es el nombre dado por los Padres griegos a los diez mandamientos, «las diez palabras,» que el original es más literalmente traducido (Éxodo 20:3-17). La palabra decálogo es griega, no judía y viene del griego δεκάλογος, formado con δεκά (deka = diez, como en decaedro) y λογος (logos = palabra o expresión, como en prólogo)

La palabra decálogo se conoce originalmente por uno de los Padres latinos de la Iglesia, Agustín de Hipona (354–430), en su libro Questions on Exodus.A comienzos del siglo V san Agustín organizó una formula apta para la Iglesia y su catequesis, sin quitar nada de Ex 20.

Todo este litigio es porque otros grupos cristianos en su afán de contienda dicen: – San Agustín quitó el segundo mandamiento para que no se dieran cuenta de lo malo que son las imágenes.

SI ALGUIEN ALTERO LOS MANDAMIENTOS SON LOS PROTESTANTES Y SECTAS PUES AGREGARON EL SEGUNDO MANDAMIENTO CON «NO ADORAR ESTATUAS» CUANDO ESO NO ES LA ESCENCIA DEL MANDAMIENTO QUE ES NO TENER IDOLOS.

Sabemos que, según el mandamiento primero de la fórmula de san Agustín, nadie que ame a Dios sobre todas las cosas puede cometer idolatría, pues así, aunque uno no tenga imágenes en su casa o en su Iglesia, si ama más a sus Padre y a sus Hijos o a cualquier cosa (como el dinero) más que a Dios, comete idolatría sin tener imágenes (Col 3,5). Por eso el contexto de la idolatría no son las imágenes, sino poner a Dios en segundo término, y por eso un hombre tan sabio como san Agustín hizo esta fórmula tomando el primer mandamiento desde Ex 20,3 al 7, pues el Éxodo no dice desde donde termina un mandamiento y comienza otro, Éxodo 20 contiene la palabra “No” diez veces sin contar el mandamiento del sábado, y honrar a nuestro padre y madre. Esto nos haría pensar en más de diez mandamientos, y como en el tiempo de san Agustín no se leía la Biblia en versículos resumió todo Éxodo 20 y Deuteronomio 5 en una fórmula para los catecúmenos sin borrar nada de las escrituras, como no ha sido quitado nada del catecismo.

La fórmula catequética de la Iglesia toma desde el versículo 3 al 7 un solo mandamiento contra la idolatría, mientras que otros grupos toman el versículo 4 como un siguiente mandamiento sacado del contexto del versículo 3. Y también, el guardar del sábado fue derogado en el cristianismo (Col 2,6) (Hch 20,7). De esta manera san Agustín viendo que el contexto de Ex 20,8-11 es guardar un día para el descanso como lo hizo Dios, propuso el mandamiento de Santificar un día de la semana, por eso reza: santificaras las fiestas en su fórmula catequética.

Por último el versículo 17 supone dos cosas: no tomar cosas ajenas, y no codiciar a la mujer de tu prójimo, la Iglesia los separa porque una mujer no es una cosa como se pensaba en el antiguo Israel, pues la mujer era rebajada del culto y la enseñanza, esto cambió con Cristo, la mujer no es un objeto y por tanto no va por la línea misma de codiciar un burro, un siervo, o un objeto (Mt 5,28), para los hermanos son lo mismo las cosas que su mujer, pero sabiendo que de ninguna manera esto es así, los mandamientos estarían enlistados de la siguiente manera.

Si un ese grupo reconocen que no es lo mismo la mujer que las cosas entonces tiene 11 mandamientos. Si no reconoce que el concepto del sábado era guardar un día de la semana, entonces por fuerza tiene que seguir guardando el sábado. Y si no tiene por contexto que la idolatría es no tener dioses ajenos sigue teniendo 11 mandamientos. Y si aparte reconoce que no es lo mismo la mujer que las cosas entonces tiene 12 mandamientos.

La fórmula catequética sobre el mandamiento número nueve dice: no consentirás deseos impuros. Tomados del mismo Jesús en Mt 5,28.

En Jer 31,33 dice que la nueva alianza de Dios no obligará la ley antigua, sino que la ley la llevaremos gravada en nuestros corazones (Hb 8,6-10).

Cuando san Pablo comenzó la evangelización de pueblos paganos, llegó a Grecia, Antioquia, Roma, y muchos lugares en los que había imágenes, y nunca en sus epístolas se ve citado el versículo de Ex 20,4 para apartar a los evangelizados de la idolatría, pues el contexto de la idolatría no son las imágenes, sino apartar el corazón de Dios y ponerlo en dioses falsos (ídolos) (1 Co 10,19-20).

San Pablo, hablando de mandamientos para la vida cristiana desde el capítulo 12,9 hasta terminar el capítulo 13 de la carta a los Romanos, cita constantemente el libro del Éxodo, y tal parece como si ordenara unos mandamientos para los cristianos de Roma y no menciona en absoluto Ex 20,4, y menciona que el amor es el cumplimiento de la ley ¿También van a acusar a san Pablo por no mencionar Ex 20,4 en sus mandamientos? ¿O vamos a acusar a Jesús de poner nuevos mandamientos? (Jn 12,34).

Jesús mismo nos habló de cambios en los mandamientos, Jesús no vino a abolir la ley, sino a perfeccionarla (Mt 5,17-19), muchas veces con la frase: Habéis oído que se dijo (tal cosa) pero yo os digo. (Mt 5,21- 22) (Mt 5,27-28) (Mt 5,31-32) (Mt 5,33-34) (Mt 5,38-39) (Mt 5,43-44). Por decir esto Jesús fue acusado de blasfemo con respecto a la ley, por curar gente en sábado se organizaban para matarlo (Mt 12,9-14), de la misma manera, los hermanos separados nos acusan de no guardar la ley de Moisés. Pero la ley de moisés no justifica a nadie, y más aparte, un hermano que quiere acusarnos por no fijarnos en la ley está obligado a guardar toda la ley o mejor que no nos acuse.

Ga 3,10… porque todos los que viven de las obras de la ley incurren en maldición, pues dice la escritura: Maldito todo aquel que falle en alguno de los preceptos de la ley…

Si a desobediencia a los mandamientos de la ley vamos, tenemos más cosas de que acusar a los otros grupos, pues ellos no sacrifican animales (Ex 12), no guardan realmente el día sábado (Ex 20,8-10), no circundan a sus hijos primogénitos a los ocho días (Lv 12,3) y sus mujeres no se quedan en casa sesenta y seis días cuando procrean una niña (Lv 12,5).

El fin de la ley es Cristo (Rm 10,4) y como cristianos ponemos nuestro amor en Dios, y en nuestro prójimo (Lc 10,25-28) Jesús tampoco habló de diez mandamientos, ni tampoco mencionó Ex 20,4. Si queremos tomar Éxodo 20 al pie de la letra dejaríamos de ser cristianos para convertirnos en judíos, o ser cristianos judaizantes contra los que Pablo peleó doctrinalmente toda su vida (Hch 15,1-5… algunos de la secta de los fariseos que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos y mandarles a guardar la ley de Moisés.)

Hoy muchos separados siguen haciendo el eco de los fariseos. Nosotros preferimos seguir siendo cristianos del nuevo testamento.

Bendiciones+