DESCENDIO A LOS INFIERNOS

Que quiere decir esta frase enigmatica del Credo de los Apostoles?

El Catecismo de la Iglesia lo explica:

Cristo descendió a los infiernos

632 Las frecuentes afirmaciones del Nuevo Testamento según las
cuales Jesús «resucitó de entre los muertos» (Hch 3, 15; Rm 8, 11; 1
Co 15, 20) presuponen que, antes de la resurrección, permaneció en la morada de
los muertos. Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso
de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se
reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador
proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos.

633 La Escritura llama infiernos, sheol o hades a la morada de los muertos
donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban
privados de la visión de Dios. Tal era, en efecto, a la espera del Redentor, el
estado de todos los muertos, malos o justos, lo que no quiere decir que su
suerte sea idéntica como lo enseña Jesús en la parábola del pobre Lázaro
recibido en el «seno de Abraham». «Son precisamente estas almas
santas, que esperaban a su Libertador en el seno de Abraham, a las que
Jesucristo liberó cuando descendió a los infiernos».

Jesús no bajó a los infiernos para liberar allí a los condenados por la Ley, ni
para destruir el infierno de la condenación, sino para liberar a los justos que
le habían precedido y esperaban ahi.

634 «Hasta a los muertos ha sido anunciada la Buena Nueva…» (1 P 4,
6). El descenso a los infiernos es el pleno cumplimiento del anuncio evangélico
de la salvación. Es la última fase de la misión mesiánica de Jesús, fase
condensada en el tiempo, pero inmensamente amplia en su significado real de
extensión de la obra redentora a todos los hombres de todos 605 los tiempos y
de todos los lugares porque todos los que se salvan se hacen partícipes de la
Redención.

635 Cristo, por tanto, bajó a la profundidad de la muerte para «que los
muertos oigan la voz del Hijo de Dios y los que la oigan vivan». Jesús,
«el Príncipe de la vida» (Hch 3, 15), aniquiló «mediante la
muerte al señor de la muerte, es decir, al diablo y libertó a cuantos, por
temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud» (Hb 2,
14-15). En adelante, Cristo resucitado «tiene las llaves de la muerte y
del Hades» (Ap 1, 18) y «al nombre de Jesús toda rodilla se doble en
el cielo, en la tierra y en los abismos» (Flp 2, 10).

La expresión griega utilizada en este Credo es κατελθόντα εἰς τὰ κατώτατα,
(katelthonta eis ta katôtata), que se tradujo al latín como “descendió ad
ínferos”. Tanto el griego τὰ κατώτατα como el latín inferos pueden traducirse
como «lo que está debajo». Así que el Alma del Señor no fue al lugar
de la condenacion sino que siguio el camino de todas las almas de hombre
anteriores y fue a los lugares de abajo o “Seno de Abraham” como le llamaban
los judíos de la época, al lugar donde reposaban las almas esperando al Mesías
Redentor.

Evidentemente según la parábola de Lázaro (sé que van a decir que es parábola al fin, pero las parábolas no inventan, solo describen una realidad comparándola con otra, así la mujer de las perlas era una comparación de algo que existe (era una mujer que como todas las mujeres de la época barría, se le pedían cosas) y que Jesús tomo como ejemplo de ilustración. Pues, Lázaro estaba en el “lugar de los justos” con Abraham (Jesús no va a engañar en algo tan serio) pero al mismo tiempo Epulón que estaba condenado veía a Lázaro y sabia de Lázaro y quería utilizarlo de sirviente como en la tierra, así que es muy importante lo que dice Jesús a continuación “que un abismos los separaban”. Se comunicaban pero estaban distantes, parafraseando diría “que la misma luz que iluminaba a uno quemaba a otros: ”Antes de la Redención el cielo estaba cerrado y por lo tanto no existía el Purgatorio y aparentemente aunque separados había cierta visión unos de otros tal como si estuvieran justos pero distantes. A ese lugar al «lugar inferior», al «Seno de Abraham», al «hades», al «lugar de los muertos» bajo el Señor Jesús después que descanso de la Cruz. A que fue Jesús a este lugar? Ante todo como «verdadero» hombre tenia que seguir el camino de todos y en este lugar dar el último vencimiento de su batalla. Pero no estuvo inerte, su obra nos la relata San Pedro:

1 Pedro 3:19 «en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados»

1 Pedro 4:6 6 «Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.”

San Pablo también nos lo deja ver en:

Efesios 4:8-9 por tanto, dice: ‘Cuando ascendió a lo alto, llevó cautiva un gran número de cautivos, y dio dones a los hombres’.

Testimonio también de esto lo tenemos en la Biblia Reina Valera, edición 1909 donde dice : “Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el INFIERNO, ni su carne vio corrupción. Hechos 2,31 .

Versículo que fue convenientemente “arreglado” en la traducción de 1960 y siendo honesto también en muchas Biblias católicas

Así que el Señor bajó y le predicó a las almas de los Justos la Buena Nueva que El predico en la Tierra durante tres años y que ellos no habían escuchado pues solo conocían la Antigua Ley por la que fueron juzgados, después de hacer esto y una vez resucitado los llevo al cielo como «la Primicia» o «Primeros frutos de la Redención»

Que cautivos o primicias llevo a los cielos Jesús? Los que esperaban la Redención en el Seno de Abraham (nuestros primeros padres, Abraham, Moisés, Sara, Isabel, Zacarias, Juan, etc.) En ese momento se abrió los cielos cerrados a nuestros padres por el pecado, y de nuevo el hombre recibió el don de la Vida Eterna. Muchos no saben ni entiende lo grandioso de este acontecimiento que queda opacado (digamos) por la grandeza de la Resurrección del Señor y por eso he querido tocarlo hoy .

El hombre de NUEVO ENTRA AL PARAISO y tiene acceso al Árbol de la vida!!!!!!!

Gran hecho que tenemos que proclamar y enseñar.

Pero mientras llega ese dia en la mañana :Un gran silencio se
cierne hoy sobre la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran
silencio, porque el Rey está durmiendo; la tierra está temerosa y no se atreve
a moverse, porque el Dios hecho hombre se ha dormido y ha despertado a los que
dormían desde hace siglos… En primer lugar, va a buscar a nuestro primer
padre, como a la oveja perdida. El quiere visitar a los que yacen sumergidos en
las tinieblas y en las sombras de la muerte; Dios y su Hijo van a liberar de
los dolores de la muerte a Adán, que está cautivo, y a Eva, que está cautiva
con él… Y, tomándolo de la mano, lo levanta diciéndole: «Despierta, tú
que duermes, y levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo». Yo
soy tu Dios, que por ti me hice hijo tuyo, por ti y por todos estos que habían
de nacer de ti…

Hoy Maria esta silenciosa meditando en su corazon de madre todo
lo que habia guardado de su Hijo, es el dia de la gran soledad, pero en este
silencio del cosmo se oye:

Despierta, tú que duermes; porque yo no te he creado para que estuvieras preso
en la región de los muertos. Levántate de entre los muertos; yo soy la vida de
los que han muerto».!!!

Bendiciones+