La Iglesia Bizantina, Tesoro del Catolicismo, Luz del Oriente

Mucho tenemos que agradecer el Pueblo de Dios al Beato Juan Pablo Magno, pero una de las razones de dar gracias es porque gracias a su intervención cuando dijo que “la Iglesia tenía dos pulmones por donde respiraba” le recordó al mundo los tesoros de Fe y fidelidad de la Iglesia del Oriente y de eso quiero compartir con ustedes hoy.
Ya el Concilio Vaticano II las definió en la Constitución Dogmática de la Iglesia como:

De acuerdo con la Divina Providencia que ha venido sobre las varias iglesias fundadas por los apóstoles y sus sucesores en varios lugares, éstas durante el transcurso del tiempo han formado comuniones fortalecidas por un vínculo orgánico. Aunque la unidad de la fe y la unidad de la divinamente establecida Iglesia Universal permanece intacta, esas comuniones tienen sus propias formas, sus propios ritos litúrgicos, y sus propias herencias teológicas y espirituales… Esa diversidad de iglesias locales dirigidas en una maravillosa unidad prueba la catolicidad de la unidad de la iglesia.

Las Iglesias del Oriente son un conjunto de Iglesias locales que durante siglos se han mantenido en Comunión con la Iglesia de Roma y otras veces han regresado a la Comunión por iniciativa de sus Patriarcas y Obispos, son Iglesias que han dado infinidad de frutos de Santidad y miles de mártires que han bendecido la Fe Apostólica, en su mayoría son Iglesias que viven su fe bimilenaria entre el mundo musulmán en condiciones muy difíciles, son Iglesias olvidadas por el supuestamente “Occidente Cristiano” y no son noticia en la prensa u otros medios culturales, es por eso que nosotros tenemos que conocerlas, amarlas, imitarlas y defenderlas por medio de la denuncia profética nos oigan o no.

Estas Iglesias CATOLICAS se diferencian de la rama Latina de la Iglesia por su Liturgia mayormente y por el Derecho Canónico y la arquitectura. Es una Iglesia altamente espiritual que ha dado al mundo hombres extraordinarios como San Juan Crisóstomo, San Basilio, San Atanasio, San Juan Nepomuceno, San Juan Clímaco entre muchos y cientos de Padres y Madres del desierto con una sabiduría que aun después de tantos años impacta.

Estas Iglesias se les enumera como:

Iglesias Patriarcales:
Son Iglesias con Patriarcas a la cabeza que si bien son elegidos por la Iglesia local es confirmado por el Papa

Iglesias Archipatriarcales mayores:
Son Iglesias encabezadas por un Arzobispo mayor o Archieparca mayor

Iglesias Metropolitanas:
Son Iglesias dirigidas por un Arzobispo Metropolitano que nombra el Papa y asistido por un consejo.

Iglesia con Jerarquía Propia:
Son Iglesias que, aunque tienen Obispos estos son elegidos por el Papa como en la Iglesia Latina

Existen, además, Ordinariatos para los fieles de rito oriental que no poseen ordinario del propio rito. Son los siguientes:

Argentina (sede: Buenos Aires)
Brasil (sede: Río de Janeiro)
Francia (sede: París)
Polonia (sede: Varsovia)
Austria (sede: Viena)

Las Iglesias que se definen como de Rito Bizantino las califica su Liturgia. El desarrollo de la Liturgia Bizantina es muy antiguo, pero toma forma general en los Siglos IV y V de la era Cristiana. Ya en el Siglo III estaba en vigor este rito casi elaborado en las Iglesias de Alejandría y Antioquia. Esta Liturgia se concentró en tres grandes Grupos:

  • La Liturgia de Jerusalén y la de Antioquia
  • La Liturgia de Mesopotamia y Persia
  • La Liturgia de Egipto y Etiopia
  • La Liturgia Asiática o de Capadocia

De estas Grande Liturgias se derivaron otros ritos como el Armenio, el Caldeo, el Maronita que si bien están influenciado por la Liturgia Bizantina no lo son plenamente. El Rito Bizantino es el más importante del Oriente. Los Grandes inspiradores de la Liturgia Bizantina fueron San Juan Crisóstomo, San Juan Damasceno, San Basilio el Grande. El Rito Bizantino crea tres Grandes Liturgias:

  • La Liturgia de San Juan Crisóstomo (la más extendida)
  • La Liturgia de San Basilio Magno
  • La Liturgia de los Presantificados que se le atribuye al Papa San Gregorio Magno

Las Iglesias Bizantinas se destacan por su arquitectura que en si habla desde su forma, estas Iglesias siguen la forma de las Basílicas Constantinianas. Siempre se dividen en cuatro secciones llamadas:

  • el Santuario, también llamado el “Santo de los Santos” edificado más alto que la Iglesia y dividido del resto de esta por el Iconostasio que es una pared que se adorna con Iconos, en el centro de este está la Puerta Real por donde SOLO entra en Sacerdote y dos puertas laterales por donde entran los diáconos, subdiáconos y los acólitos. Ningún laico entra a Santuario jamás. En el Iconostasio a mano derecha (Mirando hacia él) se coloca el Icono de Cristo Pantocrátor (Cristo Altísimo Juez del Universo) y a su lado el Icono de San Juan Bautista, el Precursor. A mano Izquierda se coloca el Icono de la Teotocos (la Altísima Virgen María) y a su lado el Icono del Santo a quien se ha dedicado la Iglesia.  En la Puerta Real esta pintada la Anunciación y sobre ella el Árbol de Jesé. En algunos Iconostasio más arriba están pintados los Apóstoles y coronándolo una Gran Cruz.
  • La Nave que es la parte central donde se ubican los fieles y en parte de la Sagrada Liturgia los oficiantes.
  • La Nartex o Pronaos, es un pórtico de la Iglesia donde antiguamente se situaban los Catecúmenos
  • La Exonartex, que es el vestibule

Entre el Altar y la Nave esta la cúpula donde siempre está pintado el Cristo Pantocrátor, con la característica que la Garganta del Cristo siempre se pinta sobre el ladrillo que afianza toda la estructura (si se quita este ladrillo se cae la cúpula) y simboliza a la Iglesia cimentada en la Palabra de Dios.

Sobre el Altar en el ápside siempre hay una gran pintura de la Teotocos presentando a Jesús a donde se dirige la vista del Creyente cuando ora y están cerradas las puertas del Iconostasio.

Dentro del Santo de los Santos está el Altar situado al nivel del piso sin ningún escalón o nivel más alto, está formado por una columna central que simboliza a Cristo y cuatro columnas en las esquinas que simboliza los cuatro Evangelistas, sobre el altar está el baldaquino o “Kiborion” formado también por cuatro columnas. Sobre el Altar se encuentra el Antimension y es un paño que contiene una Reliquia y es ofrecido por el Patriarca al Sacerdote Ordenado como signo de Comunión, también está el “Eileton” que cubre todo el altar con el Evangeliario encima de “Antimension”.
Detrás y sobre el Altar está el “Artoforion” que es el Tabernáculo donde se reserva la Eucaristía, en algunas Iglesias se reserve en una Paloma de Plata colgando sobre el Altar, a los lados del tabernáculo seis candeleros con sus velas. En el centro detrás del altar y del tabernáculo esta la Cruz Procesional y a sus lados los “Hexapteriga” que son como abanicos redondos en un hasta donde están grabados los querubines con seis alas y que sale en procesión con la Cruz en la Liturgia. En las esquinas del Santo de los Santos hay dos pequeñas estructuras parecidas a Altares llamadas “Prótesis” en una se prepara el Pan y el Vino antes de la Sagrada Liturgia y siempre tiene un Icono con la Natividad, la otra estructura se llama el “Diakonikon” y es para el Diacono, Vestiduras y Vasos Sagrados. Fuera del Iconostasio está el “Parathronos” que es para el Obispo y al frente un lugar de honor para el abad del Monasterio si fuera el caso. Fuera también del Iconostasio está el Ambon, lugar para que el Diacono o un Laico lea la Epístola a ambos lados el “Coros” para los cantores, en el Coro hay dos Pulpitos llamados “Analogías”. Entre el Coro y los fieles hay bases con Santos Iconos.

Los Vasos Sagrados son como en la Iglesia Latina el Cáliz (ricamente adornado) llamado “ Poterion”, la Patena llamada “diskos” que es mucho más grande que la Latina pues contiene una porción larga de pan que representa a Cristo y doce más pequeña que representan a los Apóstoles como  Cuerpo de Cristo y una que representa a María en la Encarnación.
La Lanza que es un pequeño artefacto que se usa para cortar la porción cuadrada del centro del Pan que representa  Cristo Resucitado en su postura en la Patena o Disko.
La Estrella  o “asterikos” que es una especie de Cruz de metal precioso que se coloca sobre la Patena y representa la Estrella de Belén que guio a los Magos a la adoración y hoy guía al Creyente.
La Cuchara de metal precioso que se utiliza en algunas Iglesias Bizantinas para dar la Comunión.

Vestiduras Litúrgicas

Obispos. El “Saccos” es la vestimenta propia del Obispo, es una túnica corta de mangas anchas con cruces en la espalda, se viste sobre el “Sticharion” o Alba. El “Omophorion” que es el equivalente del “Palio” latino y es una cinta marcada con cruces que se lleva alrededor del cuello y que cuelga delante y detrás del “Saccos”.
El Pectoral que es una Cruz (no estrictamente usada por el Obispo, la usan Sacerdotes con alguna autoridad) junto a él “Encolpion” que son medallones con la la Virgen María, el Obispo lleva uno, los Patriarcas y Arzobispos Metropolitanos llevan dos.
La Mitra en forma de corona esta ribeteada con pequeños Iconos y cruces.

Para el Coro el Obispo usa el “Mandyas” que es un manto procesional con medallones de los Evangelistas. La “Paterisa” o baston (equivalente al báculo) y que termina en dos serpientes que miran una cruz y es reminiscencia de la Serpiente de Bronce del desierto que anunciaba la Cruz de Cristo y el “Kamelavkion” que es un sombrero clerical redondo cubierto con un velo llamado “Epanokamelavkion”

  • Sacerdotes.  Usa el “Sticharion” que es el equivalente del Alba Latina, pero puede ser de cualquier material y color. El “Epitrachelion” que es la estola Sacerdotal que se cuelga sobre los hombros alrededor del cuello y que esta cosida ambas partes por delante, marcadas con seis cruces.

En la cintura se lleva una especie de cinturon sobre el Sticharion”
El Phelonio que es el equivalente de la Casulla Latina, pero más corta por delante y mucho más larga por detrás

La Iglesia Bizantina tiene la misma Liturgia Sacramental de la Iglesia Latina y la misma Liturgia de las Horas compuesta de Maitines, Laudes, Vísperas y Completas, también tiene hermosos Himnos como el Akatistos en honor de la Virgen María que se canta los Viernes de Cuaresma, pero la Liturgia de las Liturgias es la Sagrada Eucaristía llamada “Sagrada Liturgia” de la cual vamos a hablar a continuación.

La Sagrada Liturgia más común en las Iglesias Orientales es la Sagrada Liturgia de San Juan Crisóstomo compuesta a finales del Siglo IV.

La Sagrada Liturgia comienza con una oración ante la Puerta Real con signos de la Cruz, Reverencias profundas, oración ante el Icono de Jesús y de le Teotocos. Después de esto se revisten solemnemente el Sacerdote y el Diacono recitando plegarias litúrgicas y ambos se lavan las manos también litúrgicamente.

después de esto pasan ambos a preparar las ofrendas de Oblación, se hacen tres profundas reverencias y se corta el Pan tres veces en honor de Jesús
1) Dios, 2) Senor, 3) Salvador

El Diacono pone el Vino en el Cáliz

Despues se corta el Pan en un cuadrado que simboliza a Jesús muerto y resucitado que tiene grabado “NIKA” (Victoria), se corta una particular Triangular en honor a la Madre de Dios y su relación con la Trinidad, se cortan nueve partículas más pequeñas en honor de los Arcángeles, Profetas, Reyes, Apóstoles, Padres del a Iglesia, Mártires.
Se cortan otras porciones que representan los miembros vivos de la Iglesia (Obispos, Sacerdotes, Diáconos, fieles. Se corta otras partículas en recordación de los Difuntos que ya están en Cristo. Todo esto se cubre con el “asterikos” que ya hablamos y se inciensa, todo se cubre con el Velo.

Todos puestos de pie comienzan la Sagrada Liturgia el Sacerdote levanta el Evangeliario de sobre el Altar y hace la Señal de la Cruz bendiciendo el Reino de Dios en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

El Diacono Canta la Gran letanía frente a la Puerta Real mientras todos repiten “Kirie Eleison” o “Señor ten Piedad”, el Diacono se mueve frente al Icono de la Teotocos mientras el Sacerdote recita la Oración de la Primera Antífona

En esta primera antífona a las aclamaciones del Diacono el pueblo canta “Por la Intercesión de la Madre de Dios, o Señor sálvanos” terminando con el Gloria al Padre mientras se hace la Señal de la Cruz.

Todos puesto de pie se canta la Segunda Antífona “Oh Monogenis Iyos keh Logos” que es un Himno teologico a la Encarnación del Verbo. Mientras se canta esta Antífona se hace la “Pequeña entrada” o Procesión que sale por la Puerta de la Izquierda (Mirando al Iconostasio) con la Cruz, las Hexapteriga” y las velas, el Diacono lleva el Evangeliario al llegar a la Puerta Real besa el Libro y lo entrega al Sacerdote y se canta la Antífona de entrada al Santo de los Santos, dentro se canta otra antífona llamada “Kondarion”.

Despues de esto se da paso al Trisagio que en mi opinión es una de las Oraciones más hermosas de la Iglesia primitive, donde se canta “Hagio Theos, Hagio Isquiros, Hagio Atahanatos, Eleison imas” o sea “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal. Ten Piedad de nosotros” mientras se hacen profundas reverencias y se inciensa al pueblo y a los Iconos.

Despues de esto y dicho por el Diacono “estemos Antentos” y “Sabiduría!” se procede a decir el Pokimenon” que son versículos Bíblicos (casi siempre Salmos) y la lectura de la Epístola.

Cantado el Aleluya tres veces y de incensado el Evangeliario se hace la Señal de la Cruz y se canta el Evangelio del día seguido por la Predicación.

Terminada la Predicación se hace la Ekteny que es otra Letanía donde se contesta tres veces a la petición “Señor ten Piedad”. Terminada esta se canta el Himno de los Querubines y se pasa a la Gran Entrada. La Gran Entrada es una procesión precedida por la Cruz, las Hexapteriga” y las velas se sale por la puerta de la izquierda y se procede por la nave central llevando el Diacono y el Sacerdote el Cáliz y el “diskos” con el Pan para la Ofrenda mientras se hacen las peticiones del Ofertorio. Despues de varias Letanías cantadas por el Diacono el Sacerdote bendice la Congregación y le desea la Paz, mientras se canta proclamando la indisolubilidad de la Santísima Trinidad se da el saludo de paz y se proclama el Credo de Nicea-Constantinopla.
Mas tarde se dice la Anaphora y el prefacio de la Misa terminando en el Canto del Santo. A continuación, viene en Canon de la Misa con las Palabras Consagratorias, la Epíclesis o Invocación al Espíritu Santo y se canta un hermoso himno a la Madre de Dios. Terminado este se ora por la Iglesia, por los Obispos, por el Santo Padre el Papa de Roma y por todos los hombres y mujeres del mundo. Terminada esta oración se canta otra Letanía llamada la “Aitesis” y se canta el Padre Nuestro. Seguido se canta el “kinonikon” que  es un breve Himno a la resurrección del Señor, se pide perdón por los pecados y se procede a la Santa Eucaristía que siempre se recibe en la boca, en las dos especies y solo administrada por el Sacerdote  y el Diacono, purificado los Vasos Sagrados se hace la oración de la Post Comunión, se inciensa el Altar, se hace la Oración de Acción de Gracias y mirando el Icono del Salvador en el Iconostasio se hace una oración de bendición a la que el Pueblo responde tres veces cantando “Bendito sea el Nombre del Señor ahora y por siempre”, el sacerdote entra al Santuario por la Puerta Real y después de varias oraciones de despedida se da la Bendición final. En muchas comunidades al final se reparte el Antirodon que es pedazos de pan sin consagrar y se daban antiguamente (y se dan) como signo de que termino el Ayuno Eucaristico.

Esta es la Sagrada Liturgia según el rito de San Juan Crisóstomo, impregnada de signos y de solemnidad.

Ojalá que la Iglesia de Occidente reconozca en la Iglesia del Oriente una invaluable fuente de espiritualidad y de Solemnidad en estos tiempos tan extraños en que vivimos en Occidente a todos los Niveles. Como decimos en el tiempo de Pascua:  ¡¡Kristos Anestis, Alithos anesti!!

¡¡¡¡Cristo ha resucitado, Verdaderamente ha Resucitado!!!!

Paz