LOS PACTOS DE DIOS

LOS PACTOS DE DIOS.

Un pacto, del hebreo, “berith”, y del griego, “diatheke”, es un acuerdo legal entre dos o más partes. La palabra “pacto(s)” ocurre unas 284 veces en el Antiguo Testamento y unas 37 veces en el Nuevo Testamento. Todos los pactos en el mundo de la Biblia se cierran con Sangre pues se espera que quien lo rompa sea castigado.

Dios ha hecho varios Pactos o Alianzas con el hombre. Unos condicionales, otros incondicionales.

Hay dos tipos de Pactos. Los pactos pueden ser condicionales o no.

Un pacto condicional dependería de la fidelidad de una o ambas partes involucradas, el cual se invalidaría si una de las partes o ambas, rompen las condiciones. Un ejemplo de esto sería el Pacto de Dios con Moisés donde Dios le prometió una Tierra si ellos permanecían obediente a la Palabra de Dios.

Un pacto incondicional es aquel que no depende de la fidelidad de una o ambas partes, sino que permanece válido. El Pacto con Abraham es incondicional. Dios promete un pueblo de príncipes y una descendencia por siempre sin pedir condiciones. El pasa por la llama, no Moisés No existe condición para el pacto. Es eterno.

Note que todos los pactos que describe la Biblia entre Dios y el hombre son originados SIEMPRE por Dios (no por el hombre) y son, un acto de Su gracia.

El pacto abrahámico es un pacto incondicional. Dios hizo promesas a Abraham que no requerían que Abraham hiciera algo. Génesis 15:18-21 describe una parte del pacto abrahámico, que específicamente trataba con las dimensiones de la tierra que Dios prometió a Abraham y a sus descendientes.

El pacto abrahámico se encuentra en Génesis 12:1-3. La ceremonia registrada en Génesis 15 indica el carácter incondicional del pacto. La única vez que ambas partes de un pacto tenían que pasar entre los animales divididos, fue cuando el cumplimiento del pacto dependía de que ambas partes mantuvieran los compromisos. Sobre el significado de que solo Dios se movía entre las mitades de los animales, es de observar que era un horno humeando y una antorcha de fuego que pasaba entre las mitades, que representaba a Dios y no a Abraham. Al parecer, tal acto debería ser compartido por ambas partes, pero en este caso la acción solitaria de Dios, sin duda debe explicarse por el hecho de que el pacto principalmente es una promesa hecha por Dios, quien se obliga a si mismo al pacto. Dios hizo que Abraham cayera en un sueño para que no pudiera pasar entre las dos mitades de los animales. El cumplimiento del pacto recayó únicamente en Dios.

Dios determinó convocar a un pueblo especial para sí mismo, y a través de ese pueblo especial Dios bendeciría a todas las naciones. El pacto abrahámico es fundamental para una buena comprensión del concepto del reino y es un elemento importante para la teología del antiguo testamento. El pacto abrahámico se describe en Génesis 12:1-3, y (1) es un pacto incondicional. No existen condiciones que se adjunten a la misma (no hay cláusulas de “si hacen esto o lo otro” que sugieran que el cumplimiento del pacto depende del hombre). (2) También es un pacto literal en el que se deben entender las promesas literalmente. La tierra que se promete, se debe entender en una definición normal de la palabra, no es una figura del cielo. (3) También es un pacto eterno. Las promesas que Dios hizo a Israel son eternas.

Hay tres características principales del pacto abrahámico:

1. La promesa de la tierra (Génesis 12:1). Dios llamó a Abraham de Ur de los Caldeos a una tierra que él le daría (Génesis 12:1). Esta promesa se reitera en Génesis 13:14-18; sus dimensiones son dadas en Génesis 15:18-21 (descartando cualquier noción de que esto se cumple en el cielo). El aspecto de la tierra en el pacto abrahámico se amplía en Deuteronomio 30:1-10, el cual es el pacto palestino.

2. La promesa de la descendencia (Génesis 12:2). Dios le prometió a Abraham que haría de él una gran nación. A Abraham cuya edad era de75 años de edad y no tenía hijos (Génesis 12:4), se le prometió muchos descendientes. Esta promesa se amplía en Génesis 17:6, donde Dios prometió que naciones y reyes saldrían del anciano patriarca. Esta promesa (que se expande en el pacto davídico de 2 Samuel 7:12-16) terminaría en el trono davídico con el reino del mesías gobernando sobre el pueblo hebreo.

3. La promesa de la bendición y la redención (Génesis 12:3). Dios prometió bendecir a Abraham y a las familias de la tierra a través de él. Esta promesa se amplía en el nuevo pacto (Jeremías 31:31-34; cf. Hebreos 8:6-13) y tiene que ver con la bendición espiritual y la redención de Israel. Jeremías 31:34 anticipa el perdón por los pecados. La naturaleza eterna e incondicional del pacto se ve en que el pacto fue reafirmado a Isaac (Génesis 21:12; 26:3-4). Las promesas dichas en tiempo futuro, tales como “te bendeciré”, sugieren nuevamente el aspecto incondicional del pacto. Luego, el pacto se le confirmó a Jacob (Génesis 28:14-15). Es de destacar que Dios reafirmó estas promesas en medio de los pecados de los patriarcas, hecho que pone aún más de relieve el carácter incondicional del pacto abrahámico.

El pacto Mosaico es temporal y basado en condiciones, no fue renovado bajo Cristo, pero el pacto Abrahámico sí lo fue.
El pacto de Abraham fue incondicional fue PROMESA

El pacto mosaico fue temporal y no para que sea permanente. De acuerdo a Gálatas 3 (y el capítulo 4), el pacto mosaico era un codicilo al pacto de Abraham. Un codicilo se añade a un documento existente. No reemplaza al documento existente.

En el Pacto con Moisés el Señor prepara un pueblo para que este presente cuando venga el Mesías y prepare su venida. Este pacto era entre Dios y el pueblo, por eso Moisés roció al pueblo y al Altar con la Sangre del Sacrificio y cada Israelita entraba en el Pacto por la circuncisión donde cada hombre sellaba con Sangre su Pacto con Dios (pacto de Dios con Moisés e Israel)

Cuando Jesús muere dice “todo se ha cumplido”. Se había cumplido el Pacto de Moisés pues Israel preparo el camino para la venida del Mesías. Pacto Incondicional. En este momento se realiza el Nuevo Pacto.

El Pacto o la Alianza Nueva es INCONDICIONAL, porque? Porque el Pacto esta hecho entre Cristo y su Padre (Cristo puso su sangre y nadie más) y ambos son eternos.

Como entramos nosotros en la Alianza Nueva? Por medio del Bautismo. Como les he dicho los pactos se cierran con Sangre. Como ustedes bien saben ninguno de nosotros derrama Sangre en el Bautismo. Porque? Porque el Pacto es del Cristo con Dios, Él lo sello con su sangre pero nosotros entramos al Pacto de Cristo por medio del Bautismo al constituirnos parte de su Cuerpo. Ahora bien. E Pacto de Cristo con Su Padre es incondicional, no hay condiciones, pero nuestra permaneencia en el Pacto de Jesus tiene la condicion de vivir como El ya que el cuerpo no puede vivir diferente que la Cabeza. Ahora bien cuando desobedecemos a Dios y pecamos nuesta pertenecial al Pacto se rompe pues yo soy diferente a Jesus que no conoce pecado. Cual es el remedio? La Confesión, cuando te confiesas la librarte de tu pecado vuelves a ser como Jesús todo gracia y te reinsertas en el Pacto de Él.

De ahí la importancia de los Sacramentos. Todos los Sacramentos son de Pacto, pero los que nos introducen a él es el Bautismo y la Confesión.

Si no lo entiendes no te preocupe, de esto no se habla, pero no se entiende ni el Antiguo ni el Nuevo Testamento sin conocer la función de los Pactos de Dios.

Sigue leyendo y meditando.

Bendiciones+

No hay texto alternativo automático disponible.