PORQUE SATANAS NOS ODIA

Satanás - Home | Facebook

PORQUE EL INNOMBRABLE NOS ODIA?

El drama del Edén sigue teniendo repercusión hoy en día, el mundo va girando de nuevo al día sexto de la creación cuando nuestros padres tentados por el diablo desobedecieron a Dios. El pecado es el mismo, las consecuencias serán peores. En aquellos días estábamos en el principio, ahora estamos en el final. Estamos cerrando un círculo tal como lo comenzamos. Allá satanás triunfante, acá Jesús victorioso, pero antes pasaremos las consecuencias del mal mucho peor que el causado por el pecado original, pues este es el pecado terminal. Satanás sabe que esta es su última oportunidad y ahora cuenta con un aliado que en  el principio no tenia, medios de comunicación masivos a su servicio.

Vayamos al principio para entender el presente y vislumbrar el futuro. Dice el profeta Ezequiel:

«Querubín protector de alas desplegadas te había hecho yo, estabas en el monte santo de Dios, caminabas entre piedras de fuego. 15. Fuiste perfecto en su conducta desde el día de tu creación, hasta el día en que se nació en ti iniquidad. 16. Por la amplitud de tu comercio se ha llenado tu interior de violencia, y has pecado. Y yo te he degradado del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego.» Ezequiel, 28 – 

“Hasta que nació en ti la iniquidad” 

Según el profeta del interior de este Querubín “nació la maldad”, me pregunto, que hizo que naciera la maldad en este hermoso ser? La respuesta, LA ENVIDIA. 

Sigue diciendo Ezequiel: «Tu corazón se ha pagado de tu belleza, has corrompido tu sabiduría por causa de tu esplendor» 
Ezequiel, 28 

Isaías nos lo confirma:

“Pero tú dijiste en tu corazón: «Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, y me sentaré en el monte de la asamblea, en el extremo norte.” Isaías 14, 13

Satanás creyó que era el ser más hermoso de la creación hasta que se topó con la verdad, había un ser que aun siendo creado inferior en naturaleza (no era espíritu) era  “imagen y semejanza de Dios”. Él era un siervo con todo su esplendor, pero el hombre no solo era IMAGEN de sino que podía engendrar IMAGEN de Dios. El no.

Aquí comienza el drama de la creación. Este ángel que había perdido su inocencia inicial quiso hacer caer a la Imagen de Dios para después denunciarlo ante Dios y que este le retirara su favor o lo degradara.

Satanás no conoció a Dios,  Un Señor no se revela a sus siervos, el solo vio una parte de Dios y pensó en su vanidad ‘SI esto es Dios, yo puedo ser igual que El” . Se equivocó y se sigue equivocando. Satanás en su soberbia no  razona (como algunos)

Por eso el gran odio de satanás se dirigió desde el comienzo a la vida y específicamente a tres cosas:

1) Al matrimonio donde se engendran nuevas imágenes de Dios 

2) A la mujer porque crea y desarrolla la vida en su vientre

3) A los niños que son nuevas imágenes de Dios

Por eso hizo todo lo posible para que el hombre perdiera la semejanza con Dios, ya que no podía hacer que dejara de ser imagen. Que hacia al hombre semejante a Dios? La Gracia.

Satanás, indujo al hombre con medias mentiras para separarlo de su creador. Al separarlo de su creador el quedo también separado. El hombre perdió la Gracia y el la Virtud. 

Fuera de la Gracia solo hay pecado. Desde ese momento toda la descendencia del Hombre nació sin la Gracia y ese nacer sin la Gracia es el «pecado Original». El Pecado Original no es algo con lo que uno nace, es algo CON LO QUE UNO NO NACE. El nacer fuera de la Gracia nos impide ser Hijos de Dios, al perder la semejanza, Él no nos reconoce pues no nos parecemos a Él. 

Satanás quiso evitar la Primera Alianza entre el hombre y la mujer a toda costa. Él no podía permitir que se engendraran imagen de Dios, así separo y evito que la Alianza  de cerrar en el día Séptimo, corrompiendo al hombre.

Si satanás odia al hombre, mas odia a la mujer. La mujer se “parece”   mas a Dios que el hombre, es en su vientre donde la imagen de Dios toma forma y crece, era preciso quitar a la mujer antes que al hombre la Gracia, ella no podía ser “semejanza de Dios”. El odio de  satanás se dirigió a ella y por eso la tentó primero e hizo que tentara ella al hombre. Satanás teme a la mujer, por eso “UNA MUJER” será su gran adversaria.

Satanás odia la vida, la vida le recuerda que él no se parece a Dios  y que es estéril, solo puede atraer seguidores, no puede crear descendencia.

Satanás no puedo evitar el que el Señor en su infinita misericordia no destruyera al hombre, solo su descendencia sufriría la consecuencia al no nacer en la Gracia. El hombre no puede impartir Gracia, esta es intrínseca de Dios y El la da. Y nació la primera imagen de Dios, pero no semejanza. Al hombre carecer de la Gracia estaba destituido de Dios, solo podía “agradar” a Dios por medio de Ley. Y la Ley fue dada.   Satanás sabía que habría guerra, su adversario sería una “Mujer” y los descendiente de ella.

» 15. Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar.»» 
Génesis, 3  

Linaje: descendientes de una persona.

Y la Profecía se cumplió:

«Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, 5.para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva.» 
Gálatas, 4 -4 

Y la lucha comenzó.

Cristo con su Muerte Redentora nos mereció ser de nuevo Hijos de Dios, eso ocurre cuando nos bautizamos y la Gracia retorna a nosotros por el Poder del Espíritu Santo, nos sumergimos en la vida Trinitaria y Dios nos reconoce como hijos suyos ya que recuperando la semejanza nos parecemos de nuevo a Él. 

Satanás estaba derrotado, pero no destruido. A él le quedaría un tiempo para terminar su obra de profanar al linaje humano. Para eso tenía que eliminar tres cosas:

1) La autoridad y el dominio moral de Dios sobre los hombre a través de la Iglesia.

2) Destruir el matrimonio para que sus hijos no fueran santos 

3) Destruir la mayor cantidad de hijos de Dios y futuros enemigos.

4) Corromper a la mujer y su descendencia, privarla de su amor materno y educación

«Entonces despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús.» 
Apocalipsis, 12– 17 

Nosotros guardamos los mandamientos del Dios y mantenemos el testimonio de Jesús. A nosotros va dirigida esta lucha.

A pesar de haber pasado miles de años del jardín del Edén, satanás no ha cambiado sus tácticas ni sus odios. Solo que ahora tiene grandes aliados que le hacen el trabajo y llegan a todos los lugares del mundo. Satanás (el Señor lo reprenda+) se ha “conectado” y su odio antes limitado a unos pocos ahora llega al mundo entero y a cada ser humano. Ahora esparce su maldad tecnológicamente.

El Beato Pablo VI, que el Señor bendiga dijo en 1972 en su famoso discurso “Padre Nuestro, líbranos del mal” lo siguiente:

“Encontramos el pecado, perversión de la libertad humana, y causa profunda de la muerte porque es separación de Dios, fuente de la vida, (Rom 5,12), y después, a su vez, ocasión y efecto de una intervención en nosotros y en nuestro mundo de un agente oscuro y enemigo, el Demonio.

El mal no es sólo una deficiencia, sino una eficiencia, un ser vivo, espiritual, pervertido y pervertidor. Terrible realidad. Misteriosa y pavorosa.

Se sale del cuadro de la enseñanza bíblica y eclesiástica quien rechaza reconocerla como existente: y también quien hace de esto un principio en sí mismo, no teniendo él mismo, como toda criatura, origen en Dios; incluso la explica como una seudo-realidad, una personificación conceptual y fantástica de las causas desconocidas de nuestras malas obras.

El problema del mal, visto en su complejidad y en su absurdidad respecto a nuestra unilateral racionalidad, se hace obsesión. Ello constituye la dificultad más fuerte para nuestra inteligencia religiosa del cosmos. Por eso S. Agustín sufrió durante años: «Quaerebam unde malum, et non erat exitus», Yo buscaba de donde proviniese el mal y no encontraba explicación (Confesiones VII, 5,7,11, etc. P.L. 32,736,739).”

Y cuando dijo el 29 de Junio día de su coronación como Obispo de Roma en 1972:

  «Se creía que, después del Concilio, el sol habría brillado sobre la historia de la Iglesia. Pero en lugar del sol, han aparecido las nubes, la tempestad, las tinieblas, la incertidumbre. «

Una potencia hostil ha intervenido. Su nombre es el diablo, ese ser misterioso del que San Pedro habla en su primera Carta. ¿Cuántas veces, en el Evangelio, Cristo nos habla de este enemigo de los hombres?». Y el Papa precisa: «Nosotros creemos que un ser preternatural ha venido al mundo precisamente para turbar la paz, para ahogar los frutos del Concilio ecuménico, y para impedir a la Iglesia cantar su alegría por haber retomado plenamente conciencia de ella misma».

El Papa resumió al demonio:

 «como un ser viviente, espiritual, pervertido y pervertidor, realidad terrible, misteriosa y temible, misterio de iniquidad». 

Por eso veamos como su mismo odio lo impulsa con una nueva táctica y nuevos aliados 

Veamos por puntos:

Hoy, desde la aparición de los medios de comunicación masivos (que pueden usarse para el bien, pero también para mucho mal) satanás ha encontrado el método perfecto para extender su odio al hombre  imagen de Dios. El usa siempre a los más débiles, a los resentidos, los que viven en odio, los que no conocen (ni quieren) el bien y con ellos hace su obra sucia, como lo hizo con el mal ladrón en la Cruz. 

1) La autoridad y el dominio moral de Dios sobre los hombre a través de la Iglesia.

La primera obra de satanás fue preparar las condiciones para su ataque masivo final, contra quién? Contra la Iglesia Católica, satanás odia profundamente a la Iglesia por que la teme. Es la única que teme. Como exprese en el tema del Katejon, su prioridad fue aniquilar la autoridad moral y espiritual de la Iglesia. De ahí que desde mediados del Siglo XIX comenzó a preparar su plan de minar su autoridad basado en dos puntos: 1)Los Seminarios con herejías 2) relajamiento moral  de los fieles con el surgimiento de la sectas, tales como Testigos de Jehová, Mormones, Pentecostalismo  (padre de las pequeñas iglesias evangélicas que  pululan hoy) En el Seminario se atacaba a los pastores y en los fieles se cuestionaba la autoridad de la Iglesia en una masiva operación mediática. 3) culturalmente con la aparición de la Nueva Era cuyos padres fueron la Teosofía y la Metafísica. Todo esto se cocinó con tiempo hasta que comenzó a dar sus frutos en la década de los 60’s 

2) Destruir el matrimonio para que sus hijos no fueran santos 

Desde la década de los 50’s comenzó el movimiento de la liberación sexual que finalmente tomo control y forma entre los 60’s y 70’s. En ello se insistió por medio de películas y artistas como Elvis Presley las relaciones prematrimoniales. La Virginidad fue tachada de “antigua” y pasada de moda. Se pasó a enseñar la liberación temprana de la casa familiar para eliminar el control paterno. “Para tener un buen matrimonio hay que saber si uno es compatible sexualmente” esa fue la máxima. Esto llevo a la destrucción de los vínculos matrimoniales fundados en el compromiso para  pasar a los vínculos basados en  el “Me gusta”. Desde ese momento donde se esperaba que este experimento pre matrimoniar “ayudara” comenzó la gran tragedia del divorcio en masa. Esto llevo a la destrucción del concepto de hogar donde convivían niños inseguros que no se sentían acompañados. También vino la necesidad consumista que hizo que la mujer  se “liberara” y saliera a trabajar para poder tener “de todo” y el hogar quedo  vacío de alma, se convirtió en un hotel donde se come y se duerme. La Escuela perdió el control de sus alumnos con el exagerado sentido de “a mi hijo no lo disciplina nadie…ni yo..)

La TV animo mucho al presentar como paradigma de la familia a la “Familia disfuncional” donde programas como “Marry with Children” llevo la imagen de que el matrimonio era una porquería. Los programas anteriores a este asalto eran como “I Love Lucy” donde entre las locuras de Lucy y la paciencia de Ricky se veía un  hogar limpio, ordenado, donde marido y mujer se amaban y tenían vecinos con los mismos valores a pasar a programas donde se presentaba una casa sucia, unos padres desaliñados que no se respetaban, unos hijos llenos de todos las malas costumbres conocidas  que trataban a sus padres de estúpidos y unos vecinos peores que ellos. Esa fue la imagen con la  que mucho de criaron de cómo es la familia. De que quejarnos ahora?