UNA VISION ESPIRITUAL DE LA IGLESIA EN LA TIERRA – MEDIACION SACERDOTAL DE JESUS

UNA VISION ESPIRITUAL DE LA IGLESIA EN LA TIERRA

MEDIACION SACERDOTAL DE JESUS

 

Una de las grandes tragedias de la Iglesia Católica es que aunque está en el mundo su experiencia es por completo espiritual, su vida interna, sus Sacramentos, su Liturgia se mueve en el mundo del Espíritu, ella solo es plenamente entendida y apreciada por quien es espiritual, por quien mira más allá de la materia, de sus gestos cultuales, esta plenitud está al alcance de los “espirituales” y desafortunadamente la mayoría de la Iglesia no lo es, por lo tanto su esplendor, su grandiosidad y su poder no es conocido ni apreciado.
Este pequeño estudio es para tratar de introducir al creyente a este mundo espiritual de la Iglesia y hacerle tomar el gusto por las cosas de arriba que es en definitiva donde se sella nuestro futuro.
El Libro más Católico de toda la Escritura es la Carta de San Pablo a los Hebreos, es esta carta la que nos abre los ojos al mundo del Espíritu, a las moradas celestes donde Nuestro Sumo Sacerdote Jesús ministra día y noche
Nuestra Liturgia fuente de vida espiritual es solo una forma visible de conectarnos con lo espiritual, sus gestos y actitudes nos van llevando al acercamiento del Trono de la Gracia y del “Lugar Santísimo” en el Cielo, como dice el Apóstol en Hebreos 10, 23
” Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.”
Nosotros tenemos una realidad sobrenatural que es Jesús entronizado como Sumo y Eterno Sacerdote en la presencia del Padre y tenemos una realidad terrenal que es la Iglesia figura visible de lo invisible. Para entender esto tenemos que recordar las palabras de Jesús a la Samaritana en San Juan 4 ,23:
“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.”
Tenemos una nueva Adoración en el Nuevo Pacto, esta adoración es en:
ESPIRITU: Toda Adoración conlleva un sacerdocio que la presente, nuestra Adoración es una adoración espiritual dada y presentada al Padre por Jesús, Sumo Sacerdote. Es una adoración celestial y por lo tanto espiritual, en Santuario no hecho por manos de hombres
VERDAD: Esta adoración espiritual está conectada a la realidad sacrificial de la Iglesia y a su culto central del cual dimana todo su poder y su existencia, la Eucaristia.El mismo Señor lo dijo en San Juan 6,55 “Mi carne es VERDADERA comida” .
Esta adoración celestial está unida al Concepto de la Alianza, Bíblicamente toda Alianza conlleva un Sacrificio sellatorio, toda alianza se renueva con un Sacrificio sangriento que une y recuerda las consecuencias de romperla.
Una Alianza es más que un contrato. Un contrato sella ambas partes por un tiempo determinado, con beneficios, todo contrato lleva en si con sus multas el posible incumplimiento del mismo. Una Alianza es mucho más, toda Alianza es eterna, no se rompe (solo con la desaparición de algunas de las partes) toda alianza con Dios engendra vida, engendra naciones, engendra hijos. Israel firmo con Dios una Alianza destinada a desaparecer, su fiador era Dios (eterno) pero su contraparte era un hombre o una nación (ambos perecederos), esta Alianza perecedera y más que un contrato pues engendro vida y Nación de Dios fue sellada por el Sacrificio (Éxodo 24, 4-9) y por una comunión como nos narra el versículo 5, la comunión entre ambas partes de la Alianza es fundamental para su cumplimento, ambas partes se hacen uno para engendrar vida. Toda Alianza es renovada.
Para Israel el gran día de la Renovación de la Alianza era la Pascua, la comida sacrificar del cordero sin culpa simbolizaba que todo Israel renovaba su Alianza con Dios. Toda Alianza lleva un Sacerdotes que actúan por el Ministerio del Sumo Sacerdote encargado de la Mediación, ese era el caso del Sumo Sacerdote de Israel y del Sacerdocio Aarónico. Este Sumo Sacerdote tenía su día central el día del Perdón, su función era obtener el perdón de Dios por medio del Sacrificio por los pecados, el resto del año los sacerdotes ministraban en base y gracias a ese único sacrificio anual. Como lo indica Levítico 16 ese día era el “día del Perdón” hoy conocido como Yo kipur, ese día después de una larga purificación y después de haber hecho expiación por él y su familia el Sumo Sacerdote descargaba el pecado de todo Israel sobre un macho cabrío que era degollado, muerto este animal morían los pecados cargados sobre él, más tarde el Sumo Sacerdote entraba en el Lugar Santísimo (detrás del velo) llevando en sus manos la sangre del animal sacrificado COMO TESTIMONIO ANTE DIOS DE QUE EL ANIMAL HABIA MUERTO Y CON EL LOS PECADOS DE ISRAEL, el Sacrificio estaba vigente EL TIEMPO EN QUE EL SUMO SACERDOTE PERMANECIA DENTRO DEL LUGAR SANTISIMO MINISTRANDO POR LOS PECADOS, una vez terminado este y al salir del lugar santo terminaba el poder del Sacrificio expiatorio hasta el próximo año que sería repetido. Como dijimos esta Alianza era temporal pues uno de sus testadores lo era (La Nación de Israel). Todo esto que Israel realizaba era solo FIGURA de lo que vendría por su medio, era una forma didáctica de Dios de preparar su pueblo para la Gran y Definitiva Alianza como dice Hebreos 8,5.
“los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.”
Y Hebreos 8,13:
” Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.”
Esta Alianza desapareció cuando la Nueva y definitiva Alianza comenzó, esta vieja alianza no fue olvidada, fue cumplida por la Nueva de quien es continuación perfecta y no sombra.
Esta Nueva Alianza fue sellada en el Calvario y sus testadores son ambos eternos, Dios Padre por una parte y Jesús Hombre Dios por la otra, es por lo tanto una Alianza perfecta y eterna que jamás terminara.
Como dijimos de la Antigua Alianza, toda Alianza engendra hijos y pueblos, en esta Nueva Alianza el hombre es engendrado en las aguas del Bautismo por el poder del Espíritu Santo, este engendramiento celestial nos hace eternos al comunicarnos la vida divina al ser adoptados como hijos de Dios, esta Alianza engendra un Pueblo, la Iglesia, el Nuevo Israel Espiritual, el Nuevo Pueblo de Dios. Esta alianza es sellada por un Sacrificio, no un sacrificio animal sino el Sacrificio de Jesús, Cordero y verdadero Dios por cuya Sangre hemos sido redimidos, en toda Alianza como hemos visto en Israel hay comunión sacrificial, en esta Nueva Alianza comemos el verdadero Cuerpo del Cordero Sacrificado y viviente Cristo Jesús como lo anuncio en San Juan 6 y lo celebro en la Ultima Cena. Toda Alianza se renueva con un Sacrificio, nosotros renovamos la Alianza cada vez que asistimos a la Eucaristía que es el punto central de este pequeño estudio
LA EUCARISTIA ES EL CIELO EN LA TIERRA
Esta definición del Doctor Scott Hahn es la más verídica de las definiciones eucarística, abramos nuestros ojos espirituales para ver más alto.
Según la Carta a los Hebreos Jesús ocupo el lugar de Sumo Sacerdote en esta Nueva Alianza y el culto y razón de ser del Sumo Sacerdote (la Expiación y mediación) se pasó del Templo de Jerusalén al lugar Santísimo del Cielo donde mora la Gloria Trinitaria de Dios.
Hebreos 9, 11-12
” Mas estando ya presente Cristo, pontífice de los bienes que habían de venir, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es á saber, no de esta creación; 12 Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, mas por su propia sangre, entró una sola vez en el santuario, habiendo obtenido eterna redención. “
Jesús, cargando nuestros pecados sube a la Cruz y muere en ella, con el mueren los pecados que carga (los nuestros) después de su Sacrificio expiatorio (víctima) entra al lugar Santísimo donde mora la majestad de Dios como mediador y Sumo Sacerdote de la Nueva Alianza, llevando en sus manos la Sangre, testimonio de su muerte y la de nuestros pecados y comienza la función mediadora y Sacerdotal de Jesús. Recuerden que el Sacrificio de expiación duraba en Israel el tiempo en que el Sumo Sacerdote permanecía en el Lugar Santísimo y cesaba una vez que este salía, Jesús Nuestro Sumo Sacerdote entro al Lugar Santísimo Celestial y AUN NO HA SALIDO (saldrá el día en que venga a Juzgar vivos y muertos) POR LO TANTO SU UNICO SACRIFICIO AUN ESTA VIGENTE .
La Iglesia proclama que la Eucaristía es la RENOVACION, no la repetición del único Sacrificio de Jesús, la Eucaristía nos conecta con la única mediación de Jesús, ya que es el
único y mismo Sacrificio místicamente presentado al Pueblo de la Alianza para que entre en comunión con su Señor y participe de su mediación.
Dice San Pablo en Hebreos 12, 22-25
“Mas os habéis llegado al monte de Sión, y á la ciudad del Dios vivo, Jerusalem la celestial, y á la compañía de muchos millares de ángeles, 23 Y á la congregación de los primogénitos que están alistados en los cielos, y á Dios el Juez de todos, y á los espíritus de los justos hechos perfectos, 24 Y á Jesús el Mediador del nuevo testamento, y á la sangre del esparcimiento que habla mejor que la de Abel. 25 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si aquellos no escaparon que desecharon al que hablaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháramos al que habla de los cielos.”
No hay una descripción más poderosa de la Eucaristía que estas palabras de San Pablo inspiradas por el Espíritu de Dios. San Pablo nos dice que nosotros nos hemos acercados místicamente (ya que no es una peregrinación o viaje físico) a dos lugares santos que eran parte de la Antigua Alianza:
El Cerro de Sion donde moraba el Rey, poseedor de la custodia del orden del Pueblo de Dios y La Ciudad del Dios Vivo que especifica bien que es de arriba, no la Jerusalén terrenal o sea que nosotros nos hemos acercado a los custodios de la Alianza que están rodeados de millares de ángeles, San Pablo nos dice que a este lugar que llegamos es una fiesta, pero una fiesta especial, una fiesta de “primogénitos” de “consagrados a Dios” a una fiesta de hombres “nacidos de nuevo” y que estamos inscritos en la Alianza, San Pablo nos dice que en esta fiesta ante todo esta Dios y maravilla! Dios rodeado de todos los cristianos que ya han reposado en él, o sea los que ya han partido de este mundo, junto a Jesús Sumo Sacerdote mediando con la Sangre de la Alianza. Que fiesta es esta tan especial? Queridos hermanos ES LA EUCARISTIA, hay que ser ciego espiritual para no reconocer en esta descripción al Banquete de la Nueva Alianza!!! Este banquete es un acercarse a un lugar santo, a una tierra privilegiada que no es de este mundo, la Eucaristía es una tremenda experiencia espiritual, en la Eucaristía solo pueden participar los Bautizados, los que hemos sido sumergidos en las Aguas de la Alianza somos los “Nacidos de nuevo del agua y del Espíritu” nacemos como Hijos de Dios por Gracia de Cristo y por medio del Espíritu Santo marcándonos con el agua sacramental de la liberación, de los primogénitos de Dios en el Espíritu. En esta fiesta Eucarística esta Dios, la Eucaristía es el “cielo en la tierra”, en la Eucaristía el cielo baja y la Iglesia sobre a una unión perfecta con Dios en este encuentro profundo con la Trinidad a la Gloria de Dios lo rodean los espíritus de los hermanos nuestros que ya han partido de entre nosotros, te has puesto a pensar hermano que en cada Eucaristía se reúne toda tu familia junto al altar, los vivos y los difuntos todos en la presencia de Dios? Que fiesta tan hermosa es la Eucaristía!, los ángeles de Dios rodean el altar y en el medio Jesús, nuestro Sacerdote mediando con el poder de su único sacrificio vigente en la Sangre que lleva en sus manos. Esa es la Eucaristía, ese es el centro y el corazón de la Iglesia!
Solamente un ser espiritual puede penetrar este misterio, en la Eucaristía se celebra la renovación de Nuestra Alianza con Cristo, la Nueva Alianza. En la Eucaristía se celebra el sacrificio y banquete de Comunión igual al que Moisés celebro al pie del monte Sinaí en la Primera Alianza (Éxodo 24, 4-8) en la Eucaristía se renueva el Sacrificio único de Jesús, vigente en el cielo por su mediación, en la Eucaristía entramos en Comun-Union Oferentes (nosotros) y Víctima (Jesús) en la Eucaristía entramos místicamente (Sacramentun) en el cielo donde Jesús por el poder de su Sangre (Sangre de la Alianza Nueva y eterna) media por nuestros pecados, en la Eucaristía nosotros conocemos a Cristo y él nos conoce íntimamente, por medio de Jesús Eterno y Único Sacerdote nosotros penetramos el cielo “por medio de la carne de Jesús como por el velo” (Hebreos 10, 20) Jesús nos lleva a la presencia del Padre, NO HAY ORACION MAS PODEROSA SOBRE LA TIERRA QUE LA QUE SE HACE EN LA EUCARISTIA!!!! Nuestros hermanos de otros grupos cristianos celebran cultos que no están mandados por el Señor, el Señor no nos mandó a predicar en la Iglesia, nos envió a predicar hasta los confines del universo (San Marcos 16, 15) Cristo no nos mandó a cantar y tocar pandereta, Cristo nos dio la gran orden del único culto agradable a El “Hagan ESTO en conmemoración mía” de esta orden dimana el Sacerdocio y el Culto Católico, culto agradable a Dios. El culto de otros grupos se centra en el Pastor y su sermón, el nuestro en la Comunión y en Cristo Novio que se casa místicamente con la Iglesia novia. Que gran don hermanos, que no sabemos valorar!
Nuestra Eucaristía NO es un Servicio Religioso, un Servicio Religioso connota un acto dirigido al bienestar de la congregación, nuestra Eucaristía NO va dirigida a la Congregación, nuestra Eucaristía es el ofrecimiento del único y suficiente Sacrificio de Jesús al Padre por el Poder y unción del Espíritu Santo, en el cual nosotros renovamos nuestra Alianza en Sacrificio de Comunión.
La Iglesia vive, EN Y POR la Eucaristía, todo su poder y fortaleza nace de ella, de la Eucaristía y de la orden de Jesús de perpetuar este acto nace el Orden Sacerdotal Católico en la Nueva Alianza y por ende la Ministración de los Sacramentos. Una Iglesia que no vive EN Y POR la Eucaristía es una Iglesia que se muere de hambre y de hastío.
Que este simple estudio te haga tomar conciencia de abrir tus ojos al mundo del Espíritu, que este simple estudio te haga gustar la liturgia de la Iglesia y te haga ver la conexión con lo eterno, la Iglesia ministra en la tierra mientras Jesús media en el Cielo, que este pequeño estudio sea para la Gloria de Dios y beneficio de los que hemos entrado en Alianza con El.