LA BESTIA Y EL 666

LA BESTIA
El número 666 (te sorprenderas!)
Ireneo de Lyon explica el número de la siguiente manera:
«Con razón su nombre llevará la cifra 666 (Ap 13,18), la cual recapitula toda la malicia
anterior al diluvio, toda la mezcla de males que provocó la apostasía de los ángeles -Noé
tenía seiscientos años cuando el diluvio cayó sobre la tierra (Gén 7,6) y aniquiló todos los
seres vivientes sobre la tierra, por la perversidad de la generación en tiempos de Noé-. Esa
apostasía recapitula todos los errores e idolatrías cometidos desde el diluvio, el asesinato
de los profetas y los suplicios infligidos a los justos. El ídolo que Nabucodonosor erigió era
de sesenta codos de alto y seis de ancho (Dan 3,1), y por negarse a adorarlo, Ananías,
Azarías y Misael fueron arrojados al horno de fuego (Dan 3,20), prueba que sirvió como
profecía de lo que sucederá al fin de los tiempos, cuando los justos sufrirán la prueba del
fuego: pues dicho ídolo fue el preanuncio de la llegada de aquel que ordenará a todos los
hombres sólo a él adorarlo. Así, pues, los seiscientos años de Noé, en cuyo tiempo cayó el
diluvio por motivo de la apostasía, y el número de codos del ídolo por motivo del cual los
justos fueron arrojados al horno de fuego, forman la cifra del nombre en el cual se
recapitulan seis mil años de toda apostasía, injusticia, maldad, seudoprofecía y dolo, por
los cuales descenderá también un diluvio de fuego.
El número 666 aparece mencionado en la Biblia, aparte de la cita de Apocalipsis, tres
veces más:
«El peso del oro que llegaba a Salomón cada año era de 666 talentos de oro,» (1 Reyes 10,
14 y 2 Crónicas 9, 13).
Aunque las dos citas son similares en el versículo siguiente se aclara: «sin contar las
contribuciones de los mercaderes, las ganancias de los comerciantes y de todos los reyes
árabes y de los inspectores del país.» (1 Reyes 10, 15) y en el segundo caso: «sin contar
las contribuciones de los mercaderes y comerciantes.» (2 Crónicas 9, 14). Con esto se
quiere señalar que el 666 indica una proporción del oro que llegaba a Salomón, pero no la
totalidad.
De acuerdo a estos versículos, el número tiene una progresión creciente, o sea cada vez
más abarcativa. Hasta el versículo de Apocalipsis 13, 17: «y que nadie pueda comprar nada
ni vender, sino el que lleve la marca con el nombre de la Bestia o con la cifra de su
nombre.»
La otra mención es en el libro de Esdras, después de una introducción:
«Estas son las personas de la provincia que regresaron del cautiverio, aquellas que había
deportado a Babilonia Nabucodonosor, rey de Babilonia, y que volvieron a Jerusalén y
Judá, cada uno a su ciudad.» (Esdras 2, 1),: «los hijos de Adonicam: 666» (Esdras 2, 13).
En el libro de Nehemías se lee «los hijos de Adonicam: 667» (Nehemías 7, 18). Con esto se
quiere señalar que el 666 indica una proporción de los hijos de Adonicam, pero no la
totalidad. Con este versículo parece señalarse que el número tiene una progresión
decreciente, o sea cada vez menos abarcativa.
Con base a los versículos de la Biblia precedentes (sin pretender imponer una
interpretación, ni limitar ninguna otra); podemos entenderlo del siguiente modo: si la
cantidad -en este caso el 666- es una línea de nivel fijada previamente en un recipiente;
para alcanzar tal nivel -o sea para completar el número- no basta una parte del oro de
Salomón más una parte de los hijos de Adonicam, sino que falta un tercer elemento -un
hombre, mencionado por Apocalipsis- para que se complete el número y cuaje en una
realidad nueva y distinta: la Bestia.
Descripción de la Bestia

En el Apocalipsis, por medio de un lenguaje altamente simbólico, se describe a la Bestia
como un monstruo de siete cabezas y diez cuernos (y por cada cuerno, diez diademas),
con un cuerpo semejante a un leopardo, patas de oso y fauces de león. Dice estar
inspirada por el Diablo y tener la facultad de pelear contra Dios.36​
Según muchos eruditos, Bestia se denomina a la estructura de poder totalitario (imperial).​
Al imponer en los pueblos una forma de vida opuesta a la de Dios, su veneración será
inspirada por una propaganda similar a la del culto imperial romano o a la de los
totalitarismos fascistas. Incluso puede ser herido mortalmente y curado por otra Bestia, otro
imperio, quien sería el encargado de reforzar su culto.​
También podemos relacionar el relato del Apocalipsis (La bestia de 7 cabezas con 10
cuernos y en sus cuernos 10 diademas, «Apocalipsis capítulo 13») con el Libro de Daniel
(capítulo 7), en el que también se menciona el relato de un monstruo que surgía del mar
con 10 cuernos.
Calígula
Nerón
Napoleón
Hitler
Stalin
Mao
Según los antropólogos contemporáneos, Calígula y Nerón utilizaban como número de
código el 666.
Cierta tradición cristiana identifica al anticristo según:
El Anticristo se hará pasar por Cristo, luchando contra Él.
El Anticristo tergiversará las enseñanzas de los Evangelios a través de su nueva doctrina.
El Anticristo negará la divinidad de Cristo, negará que Jesús fue el Hijo de Dios.
Identificación de Abadón/Apolión
El simbolismo de Apocalipsis 9:11 deja a interpretaciones a la identificación de
Abadón/Apolión:
El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las
cabezas tenían como coronas de oro, sus caras eran como caras humanas,8 tenían
cabello como cabello de mujer y sus dientes eran como de leones;9 tenían corazas como
corazas de hierro y el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de
caballos corriendo a la batalla;tenían colas como de escorpiones, y también aguijones, y en
sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses. Sobre ellos tienen
como rey al Ángel del Abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.
Apocalipsis 9:11-39​
Algunosinvestigadores bíblicos creen que es el Anticristo​ o Satán.​ Aunque esto son solo
suposiciones.
Los Adventistas y otras sectas milenaristas dicen que el numero de la bestia es el Papa,
veamos en que se basan:
Ellos utilizan una tal llamada «prueba», la «Donación de Constantino», escrito entre los años
750 y 800 D.C. En este «manuscrito» el Papa es referido como el «Vicario del Hijo de Dios»,

lo que en latín es «Vicarius Filii Dei». Si exploramos las letras del título en la forma de
numeración romana, suman todos ellos 666.
Agreguemos ‘Vicarius’, V=5+I =1+C=100+I=1+U (u y v son lo mismo en latín)=5 es 112.
Agreguemos a eso ‘Fileii’, I=1+L=51+I+I es 53.
Agreguemos ‘Dei’, D=500+1 es 501.
Ahora sumemos los tres resultados, 112+53+501= 666.
ESTAN TOTALMENTE EQUIVOCADOS.

  1. El «Constantino», que los adventistas usan aquí, no era un Papa como ellos dicen. Él fué
    un Emperador Bizantino iconoclasta (No el Constantino que dio libertad de culto) quien fue
    condenado por el Papa por su iconoclasía.
  2. La pretendida «Donación de Constantino» no es un documento histórico auténtico
    católico, sino ampliamente reconocido como una falsificación. No existe un documento
    oficial católico que pruebe» este cargo hecho por, y solamente por los Adventistas del
    Séptimo Día.
  3. El título «Vicario del Hijo de Dios» nunca ha sido un título del Sumo Pontífice. Es una
    tergiversación de los adventistas del título «Vicario de Cristo», el cual sí es uno de los
    verdaderos títulos del Papa.
  4. El título «Vicario del Hijo de Dios» NO está bordado en la mitra de ningún Papa. Las
    mitras no tienen letras de nombres. Ningún adventista ha podido nunca demostrar este
    srgumento. Les solicito una y otra vez, que me muestren una mitra papal genuina con esas
    palabras bordadas en ella, y hasta la fecha no existe tal.
  5. La «bestia del 666» no es el nombre de un título, sino el número de su nombre como lo
    especificado en Apocalipsis 15:2, «…y a los triunfadores que escaparon de la bestia y de su
    estatua y del número de su * (ver la nota 1) nombre…» Por lo tanto, aún si el Papa tuviera el
    título de «Vicario del Hijo de Dios», que nunca ha tenido, 666 no aplicaría a él puesto que
    éste no es su nombre, sino un título.
    Ahora, veamos un versículo similar, Apocalipsis 13:18 mencionado anteriormente. La
    palabra griega usada en este versículo para designar el género de la bestia es «anthropos»,
    significando ser humano. Algunas Biblias traducen esta palabra como un «hombre», otras la
    traducen como «una persona», otras como «alguien»; entre estas, algunas están de acuerdo
    en decir que es meramente «un número humano», otra dice que es «el número de una
    persona». Bueno, demasiado disturbio por el supuesto argumento de que el género neutral
    ‘anthropos’ puede solamente significar un varón. Ya he proveído información que evidencía
    la variedad de traducciones de la Biblia, pudiendo muy bien cualquiera de ellas referirse
    igualmente a una mujer.
    Pero hay alguien con un nombre, el cual se ajusta muy bien a la bestia 666 de
    Apocalipsis.!!!!!!!!!!! Si!!!!! Sorpresa!!!
  6. Puesto que 666 es el número de «su» nombre, exploremos para descubrir uno bien
    aplicable. Ellen = L+L=100, Gould = U+L+D = 555, White = doble ‘U’ = 2 ‘V’ +1 = 11.
    Sumando estos tres números tenemos, 100 + 555 + 11 = 666 !!!
    Por lo tanto Ellen Gould White, la fundadora de los Adventistas del Séptimo Día , tiene un
    nombre que suma 666, siendo éste el número de un nombre, y no de un título.
  7. ¿Quieres otro? Bien. Puesto que los adventistas manejan sus tergiversaciones en el
    lenguaje latín, presento aquí otro ejemplo del latín que ellos usan:

Ellen G. White se llama a sí misma, la «Voz de Dios». Observa que aquí no hay
tergiversación alguna como ellos lo hacen con el título del Papa.

Entonces, en latín su nombre es: Ellena Alba Vox Dei, or Ellen White Voz de Dios:
Ellena = L+L=100,
Alba (White)= L=50
Vox (Voz)=V=5 + X=10 = 15
Dei (Dios)=D=500 +I=1 = 501
En total estos tres números sumados nos dan 100 + 50+ 15 + 501=666 ¡Por segunda vez!

  1. Yo diría que el número»666″ se aplica más bien a la fundadora de los Adventistas del
    Séptimo Día, ya que es el número de «su»* nombre, y no de un título inflado e inexistente,
    ¿Y tú?
    Te he proporcionado dos ejemplos del «666» vinculados a la fundadora de los Adventistas
    del Séptimo Día sin torcer ningún nombre, o título, ni citando algún manuscrito falso, ni
    siquiera nombrando a un Papa que no existió, ni al mismo emperador registrado en la
    historia.
    Quién fué la persona que nos dió la cita que habla de aventar piedras cerca de casas de
    vidrio?