LA CUESTION DEL SABADO

El tercer Mandamiento de la Ley Mosaica dice:

“Acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo
día será sábado para el SEÑOR tu Dios. No harás en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu
esclavo, ni tu esclava, ni tu animal, ni el forastero que está dentro de tus puertas. Porque en seis
días el SEÑOR hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo
día. Por eso el SEÑOR bendijo el sábado y lo santificó.»Exodo 20, 8-11
Jesús, el Mesías e Hijo de Dios se enfrentó en su tiempo con los observantes del sábado y en
Marco 2, 23-28 lo dejo bien claro cuando dijo “El sábado es para el hombre, no el hombre para el
sábado”. San Pablo lo va a dejar todo zanjado y terminado en su Epístolas a los Gálatas donde
menciona que no hay día fijado para el cristiano, porque todo el día son santos y lo menciona
claramente en Gálatas 4, 9-11. Así que esta discordia entre los “judaizantes” y la naciente Iglesia
del Pentecostés parecía haber quedado terminada y cerrada. Increíblemente en 1846, en
Fairhaven, Massachusetts, José Bates un capitán de barcos retirado escribe un panfleto llamado “
The Seventh-day Sabbath a Perpetual Sign” donde después de casi 2000 años de Iglesia pone la
cuestión del sábado en tela de juicio, llamándolo “un signo perpetuo e inamovible”. Mas tarde Hellen
White, la mujer que le dio forma definitiva al culto de los “Adventista del Séptimo día” lo va a
incorporar a su doctrina principal y será su gran defensora en contra de la opinión de toda la
cristiandad, pero hemos de recalcar que esta doctrina tiene una vida en el cristianismo de menos de
150 años. La defensa de este punto ha llevado a decir a la Iglesia Adventista que el guardar el
domingo es la Marca de la Bestia (Apocalipsis 13, 16-17) y quien lo guarde está condenado a los
tormentos eterno, o sea más del 95% de la cristiandad.
¿QUÉ HAY DE CIERTO EN ESTA DOCTRINA?

  • Para quien fue dada la Ley y el sábado?
    Comencemos por definir el código de la Ley dado a Moisés en el Monte Sinaí. El Señor hace una
    Alianza con Abraham y sus descendientes la cual en su tiempo es llevada a la realidad por Moisés,
    en el Sinaí Moisés recibe el código de la Alianza hecha con Israel y sellada en la carne del hombre
    con la circuncisión. Veamos que dice Éxodo 19, 5-6
    » 5 Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro
    sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. 6 Y vosotros seréis mi reino de sacerdotes, y
    gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. » –

Vemos que este Pacto es hecho con la casa de Jacob y con el Pueblo de Israel en una alianza que
en boca de Pablo en Gálatas 3, 24-25
» 24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos
justificados por la fe.25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,»

  • Quien debe guardar la Ley del Sinaí?

» 13 Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo;
porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy el Seño
que os santifico.»
Como vemos en Éxodo 12,48, Hechos 7,8 y Josué 5,1-9 La circuncisión era el signo de la
pertenecía a la Alianza, El código del Sinaí era la Ley de la Alianza…La ley no se toma por
porciones, o se cumple entera o no se cumple, esto lo discutiremos más adelante.
Nehemías es mucho más claro al establecer que el sábado fue dado en el Sinaí como Ley a Israel y
que no estaba desde la creación. Veamos que dic:
» 13 Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios
rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos,
14 y les ordenaste el día de reposo[a] santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste
mandamientos, estatutos y la ley.»
Conclusión la Ley del Sinaí era para los Israelitas y sus descendientes que se ponían bajo ella por
el cumplimiento de la circuncisión.
Los adventistas y los sabatistas se empeñan en guardar solo sábado, pero en la misma Ley se
expresa que año séptimo es también el año del Jubileé, ¡¡¡¡estos también eran sábados!!!!, Levítico
25.1 al 22. ¿Por qué guardan el uno y dejan de guardar los otros?

¿Cómo es que encienden lumbre en el séptimo día, ya que en la ley levítica esto estaba prohibido?
Éxodo 35.3 Haciendo así, ustedes quebrantan la ley del sábado.!

En el mismo Evangelio vemos que a causa de que Jesús curó a un hombre enfermo en el sábado,
los fariseos “procuraban matarle”, y hubieran sido obligados por la Ley a hacerlo si él hubiera
quebrantado el sábado de verdad. La respuesta de Jesús a sus enemigos fue, “Mi Padre hasta
ahora trabaja, y yo trabajo.” (Juan 5:17) Esto enfatiza que la mera abstención de toda actividad no
era el significado verdadero del sábado, porque tanto el Padre celestial como Jesús trabajan en
este día. Jesús curó a los enfermos. ¿Vemos la gran aclaración de Jesús “mi Padre hasta ahora
trabaja”, contradice Jesús el “Descanso de Dios” en Génesis 1?

En absoluto, esto solo se puede pensar cuando no se entiende la Palabra desde el Espíritu, el
“descanso de Dios” es terminación de la creación, es no crear nada nuevo, bendecir lo creado y
Santificarlo dejando al Hombre su fructificación, pero en ningún sentido significa inmovilidad de
Dios, el “Padre trabaja y yo trabajo” esto quiere decir que el Señor sigue obrando y este obrar en
Redención es lo que celebramos el Domingo como signo de la Nueva Alianza en que estamos.

El Sermón del Monte es la perfección de la Alianza Antigua en un Nuevo Pacto no grabado en
piedras sino en el Espíritu, Jesús dijo:

“De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así
enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos.” (Mat. 5:19) ¿A cuáles
mandamientos se refiere Jesús?
Uno de los mandamientos declarados por Jesús fue el de

  • Ojo por ojo, y diente por diente.” Jesús nos da su sentido. Verdadero cuando en vez de insistir en
    “ojo por ojo”, él exhortó a sus seguidores a no resistir lo malo, sino “antes, a cualquiera que te hiera
    en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.” —
  • El cuarto mandamiento citado por Jesús fue, “Amarás a tu prójimo,” al cual la tradición judía había
    añadido, “y aborrecerás a tu enemigo.” (vs. 43) Se hará patente que todos los cuatro mandamientos
    que Jesús dijo que no se deben quebrantar pertenecen a las relaciones humanas, enfatizando el
    estándar alto de la ética moral que debe gobernarlos, especialmente cuando los examina a la luz
    del significado más fino y exacto que Jesús les dio.
  • Otro Mandamiento fue el de no adulterar y Jesús nos deja claro que este adulterio comienza en el
    pensamiento.
    ¿Mandó Jesús a sus seguidores, en cualquiera de sus Evangelios a observar el sábado del séptimo
    día? Además, si fuera el diseño de Dios que el cuarto mandamiento continuara en el Nuevo Pacto
    entonces sería obligatorio para los que tienen puestos de autoridad en la Iglesia de imponer la
    penalidad mencionada en la Ley al fallar de obedecerlo. Como sabemos, esa penalidad era la
    muerte.
    Vemos que hay un cumplimiento espiritual y más perfecto de los Antiguos Mandamientos en el
    Pacto de Gracia que se muestra el Éxodo con su pasaje correspondiente en el Nuevo
    Testamento— Éxodo 20.3 No tener dioses ajenos; Hechos 14.15. No tomar en vano el nombre de
    Dios; Santiago 5.12. 20.8 Guardar el sábado; NO HAY 20.12 Honrar a los padres; Efesios 6.1,2.
    20.13 No matar; Romanos 13.9. 20.14 No adulterar; Romanos 13.9, 1 Corintios 6.9. 20.15 No
    hurtar; Romanos 13.9, Efesios 4.28. 20.16 No mentir; Colosenses 3.9. 20.17 No codiciar; Efesios
    5.3. Ahora, si es pecado no guardar el sábado de los judíos, ¿cómo es posible no haber aviso de
    ello en todo el Nuevo Testamento, y especialmente cuando figuran en el Nuevo Testamento los
    otros mandamientos de la lista de diez?
    Si la observancia del séptimo día de la semana como uno de descanso hubiera sido considerado
    por Jesús como algo vital para la salvación, hubiera sido lógico para él de añadir una
    Bienaventuranza nueva, “Bienaventurados los que guardan el día del sábado de ellos será el Pacto
    de Dios,” pero no lo hizo.

Antes de que Jesús subiera a los cielos a comenzar su Mediación Sacerdotal les dijo a sus
Discípulos “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del
Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he
mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” — Mat. 28:19, 20
Aquí, de nuevo, no encontramos ninguna mención de un sábado del séptimo día. Ni tampoco
podemos asumir que se incluye en la declaración, “todas las cosas que os he mandado,” puesto
que Jesús nunca había dado ningún mandamiento como tal a sus discípulos.
En los albores de la Iglesia, cuando esta se tuvo que reunir para definir cómo afectaría la Antigua
Ley a los nuevos conversos venidos de la Gentilidad, esta declaro en el Concilio de Jerusalén:
“Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que
estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de
fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.” — Hechos 15:28, 29
¿Acaso se les olvido a los apóstoles mencionar una de las cosas “necesarias” y vitales cuando
dieron esta orden para los conversos gentiles? ¡Por supuesto que no! Sin embargo, este momento
sería el lugar lógico y obligatorio para mencionar una doctrina tan importante para los sabatistas
como la guarda del sábado, no lo hicieron y no lo mencionaron.
Si vas al Libro final y cierre de las Escrituras encuentras en los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis siete
cartas de la gran Cabeza de las iglesias, dirigidas a siete iglesias locales. Son los últimos mensajes
directos a las iglesias sobre la tierra. Si fuese verdad lo que enseña el adventismo, ¿no les hubiera
recordado su deber de guardar el sábado?

  • Veamos que dicen los Israelitas de hoy:
    En su libro “judaísmo” Yacob Newman confirma lo expresado antes. En la Pagina 266 hablando del
    Shabat dice: “ El precepto se reitera en los Cinco Libros de Moisés como UN PACTO ENTRE DIOS
    Y EL PUEBLO DE ISRAEL” o sea que es un mandamiento de Dios con la Nación Israelita, en la
    página siguiente se hace más claro para nosotros los cristianos cuando el Sr. Newman aclara que el
    Shabat “ proveyó de un anticipo para la vida futura y la era del Mesías” (Pag 267).Estamos
    totalmente de acuerdo el sábado fue establecido y apunta a la era Mesiánica, a la era de Jesús
    Cristo, una vez instaurado el nuevo pacto mesiánico el Shabat ya no tiene la función establecida en
    la Alianza antigua, a no ser que uno permanezca en esta alianza aun.

¿Qué dijo San Pablo sobre el Shabath?
Todo el Nuevo Testamento está lleno de versículos que hablan en contra de cualquier tipo de
practica legalista, no hay que ser un exegeta para darse cuenta de esto, una vez que los Apóstoles
rompieron con el Templo de Jerusalén, rompieron con todo tipo de legalismo mosaico, como
veremos más adelante desde la Ascensión de Jesús, la Iglesia naciente comenzó a observar el “día
del Señor”

Uno de los versículos que más duramente refutan el Shabat lo encontramos en Colosenses 2, 13-
17
“a vosotros que estabais muerto en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida con
Cristo y perdono todos vuestros pecados. Cancelo la nota de nuestra deuda, que consistía en
ordenanzas desfavorables a nosotros, la quito y la clavo en la cruz. Y despojo a los principados y
potestades, los exhibió en público y triunfo sobre ellos en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en
comida bebidas días de fiestas, nuevas lunas O SÁBADOS. Todo ese es sombra de lo por venir,
pero la realidad es Cristo”
Esta tremenda enseñanza que coincide con la explicación del rabino judío Yacob Newman

La era mesiánica inaugurada por Jesús cumple la expectativa del Shabat hebreo. Jesús carga
nuestros pecados y nuestra muerte y nos libera de LA LEY en todos sus aspectos
No de una llamada “ley ceremonial y otra moral” como claman los adventistas sino de TODA
ORDENANZA DESFAVORABLE, o sea de toda la ley de Moisés que se cumple en su totalidad y
perfección en la Cruz de Jesús.
Los adventistas arguyen que esto se refiere a la Ley ceremonial y no al sábado que es parte de los
Diez Mandamientos…pero en ningún lugar y ningún comentador judío con quien he hablado en mis
viajes a Israel me ha mencionado estas dos leyes, para el judío solo existe LA LEY, de la cual los
Diez Mandamientos son una porción, pero que se extiende a lo largo del Éxodo, Levítico y
Deuteronomio
Gálatas 4, 9-11
“Pero ahora que conocéis a Dios, o más bien, que Él os conoce. ¿Como os volvéis de nuevo a los
débiles y pobres elementos, a los que queréis volver de nuevo a esclavizaros? Guardáis los días y
los meses, las estaciones y los años. Temo por vosotros, que haya trabajado en vano”
Esta Epístola de San Pablo a los Gálatas es un esfuerzo descomunal de San Pablo para sacar a la
naciente Iglesia de la Ley y llevarlos al Evangelio de la Gracia. Pablo sistemáticamente se opone a
todo signo de judaísmo o antigua ley mosaica. Pablo recrimina a la Iglesia de
Galaxia de volver a celebrar el calendario judío de fiestas y días este párrafo de “días, mese,
estaciones y años” coinciden exactamente con las palabras dichas en Números 28-29 en la
traducción de moda en esos tiempos que era la versión de los 70. Pablo, más adelante en Gálatas
3, 23 y 4, 21 en adelante aclara que la Ley era solo para mantenernos en el camino mientras
llegaba el Mesías.

Romanos 14 4-6

“Quien eres tú para juzgar al siervo ajeno? Para su propio Señor está en pie, o cae. Pero se
afirmará, porque el Señor tiene poder para sostenerlo. Uno da preferencia a un día más que a otro.
Otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su mente. El que
observa cierto día, lo observa en honor al Señor. El que come, come en honor al Señor, porque da
gracias a Dios. El que no come, no come en honor del Señor y da gracias a Dios”

  • Agregando en el versículo 10
    “pero tú, Por que juzgas a tu hermano? ¿O Por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos
    hemos de comparecer en el tribunal de Cristo”

y en el 13:
“Por tanto, no nos juzguemos más unos a otros. Antes decidid no poner tropiezo ni ocasión de caer
al hermano”.
Que gran bien les haría a nuestros hermanos adventistas leer bajo el Espíritu estos pasajes,
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡de acuerdos a ellos si ellos sinceramente creen que agradan al Señor guardando el
sábado, que lo hagan!!!!!!!!!!!!! Pero que NO JUZGUEN al hermano que libremente en Cristo Jesús
no lo hace y prefiere otro día y menos aún que llamen a los que guardan el domingo “la marca de la
bestia” por qué están pasando juicio y poniendo tropiezos al hermano y un día todos, ¡adventistas,
católicos y evangélicos compareceremos ante el tribunal de Cristo y seremos juzgados por nuestros
propios juicios!
EL sábado no es el signo del salvado, es la Sangre del Cordero, la Sangre de Jesús es nuestra
marca de salvación
Romanos 13, 8-10
“No debáis nada a nadie, sino el amaros unos a otros. Por qué el que ama al prójimo ha cumplido la
ley, porque no cometerás adulterio, no mataras. No hurtaras, no dirás falsos testimonios, no
codiciaras y TODO OTRO MANDAMIENTO es esta sentencia se resumen: Amaras a tu prójimo
como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así EL AMOR ES EL CUMPLIMIENTO DE LA
LEY”
En este pasaje al igual que en Colosenses 2, 14-17 y Gálatas 4, 9-11 se habla de cumplir la ley, la
palabra griega que se utiliza para “cumplir” (y es utilizada 90 veces en el Nuevo Testamento” es
Pleroma, esta palabra en griego quiere decir “llenar, cubrir, satisfacer, saciar, completar, realizar,

llegar, acabar, cumplirse” “(diccionario manual Vox). O sea, para agradar al Señor solo tenemos que
amarnos unos a otros ESTO “PLEROMA”

(llena, cubre, satisface, sacia, completa, realiza, acaba, cumple) la Ley. Creo que Pablo, fariseo por
nacimiento entiende bien el griego y al Espíritu, no hay que guardar sábados, ni cumplir rituales
para agradar a Dios hay que amar…esa es la plenitud de la ley.
En 2 Corintios 3:3-7, Pablo presenta otra lección importante en la cual él explica que fue la Ley
“grabada en tablas de piedra” la que “había de perecer.” Fue la Ley de los Diez Mandamientos que
fue escrita en tablas de piedra, no la Ley ceremonial (según los adventistas). Así que vemos que
mientras que Pablo aquí no menciona específicamente el mandamiento del sábado, él sí declara
que el Decálogo entero “había de perecer,” y que durante la edad actual Dios está escribiendo su
ley en “tablas de carne del corazón.”

  • La visión espiritual del sábado
    Dice hebreos 4, 7-10
    “Otra vez determina un día; Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se
    dijo si oyeras hoy su voz, no endurezcáis el corazón, Porque si Josué les hubiera dado el reposo,
    no hablaría después de otro día. Por tanto, queda UN REPOSO para el Pueblo de Dios. Porque el
    que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas”
    Solo los espirituales pueden comprender el sentido de todo este Capítulo 4 y especialmente de los
    versículos expresado anteriormente. Pablo habla del “Descanso de Dios” que para los Israelitas era
    el sábado, pero este era conmemorativo del descanso de Dios después de la creación y del
    descanso del Pueblo Escogido después de la marcha por el desierto. Sin embargo, San Pablo dice
    bien claro que “queda un Reposo para el Pueblo de Dios” o sea para nosotros, este “reposo” o
    sábado (Shabat) es la Fe.
    Quien por la Fe entra en la voluntad de Dios reposa de sus obras, de sus angustias, de sus miedos,
    de sus afanes, deja su vida en las manos de Aquel en quien ha confiado…Hace su parte y reposa
    en Dios, este es el verdadero Shabat del Nuevo Pueblo de Dios, este es el Shabat místico y
    espiritual, no es pasar un día de la semana en completa inactividad física pero posiblemente lleno
    de preocupaciones y sin descanso espiritual. El Nuevo Pacto no es Ley, es en Gracia. El descanso
    físico era de la Ley, nosotros tenemos un Mejor Pacto, el Pacto de la Gracia y en este pacto nuestro
    verdadero sábado, el que debemos guardar es nuestra Fe en Dios, entrar en su descanso y
    descansar de nuestros afanes.
    San Pablo nos da una lección muy importante y reveladora con respecto a la observancia del
    sábado por el cristiano. En el décimo versículo él resume el asunto para nosotros, diciendo, “el que
    ha entrado en su [del Creador] reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las
    suyas.” Aquí está otro punto importante, ya que se hace la afirmación de que el sábado del séptimo
    día sea y siempre será obligatorio en el pueblo del Señor, porque este día se hizo sagrado por el
    hecho de que Dios reposó en él de su obra de la Creación. El sábado de Dios es sagrado, y aquí el

apóstol explica como los cristianos pueden mantener la santidad de él. No es por medio de
descansar en el séptimo día todas las semanas, sino por seguir ejerciendo fe en la obra terminada
de Cristo.

La única forma de entender el Shabat es de la cesación de la obra creadora de Dios para entrar en
un Pacto de “Santificación y Bendición” al cual estamos llamados los Creyentes, a la primera pareja
no se le dio el Shabat como mandamiento, sino como signo de que ahora la creación es
administrada y fructificada por nosotros, no hay dato alguno de que los primeros Padres guardaran
el Shabat, no hay dato alguno de que los Patriarcas guardaran el Shabat, no hay dato alguno de
que Abraham guardara el Shabat…. No fue hasta después del gran pecado de Israel se le dio este
día de Santificación y Bendición como ley y como carga para “Acordarse de que fueron esclavos en
Egipto y Dios los hizo descansar”.
El sábado está relacionado a:

  • ADÁN-LEY- TEMPLO
    Este Adán fue redimido, la Ley cumplida y el Templo desaparecido. El sábado con mandato litúrgico
    termino con ellos. Nosotros somos una nueva creación que estamos relacionados a
  • JESÚS- LA CARIDAD- LA IGLESIA
    Y nuestro Shabat es espiritual y no menos bendecido hasta que entremos al Shabat definitivo el día
    que el Señor nos llame a Él.

SABADO EN LAA IGLESIA PRIMITIVA
Desde la Ascensión del Señor, la Iglesia comienza a guardar el primer día de la semana como día
dedicado no al descanso judío, sino a dar culto a Dios.
En ningún versículo de los Hechos de los Apóstoles se dice que la Comunidad Cristiana se reunía
el sábado, si los Apóstoles entraban en las Sinagogas en sábado no era para cumplir con el
precepto Mosaico, sino para predicar a Jesús, ya que ese era el único día en que podían encontrar
a la comunidad judía reunida. Así como la nueva Iglesia prohibió la circuncisión, por ser de la
Antigua Alianza, así también el sábado dejo de ser junto a esta un precepto para los nuevos
cristianos, ya fueran judíos o griegos. Veamos a Hechos 20,7
“El primer día de la semana, nos reunimos a partir el pan….

Vemos ya como en esta época de la Primera Iglesia la comunidad se reunía el primer día de la
semana a partir el pan, tal como se hace hoy en día,

Veamos I Corintios, 16 1-2
» En cuanto a la colecta para los santos, haced vosotros también según les ordene en las Iglesias
de Galacia.CADA PRIMER DIA DE LA SEMANA, cada uno de vosotros aparte algo según haya
prosperado, y guárdelo, para cuando yo llegue, no se haga entonces la colecta”
En este versículo vemos a San Pablo ordenando una colecta para la Iglesia Madre de Jerusalén.
¿Que día la ordena CADA primer día de la semana, por qué? Porque era el día en que se reunía la
comunidad cristiana para el culto, si esta como pretenden los adventistas se hubiera reunido el
sábado, Pablo hubiera ordenado esta colecta el sábado.
Apocalipsis 1,10
«En el DIA DEL SEÑOR caí en éxtasis………»
Vemos que el San Apóstol Juan recibe el mensaje del último libro de la Biblia el DIA DEL SENOR
(Dominus Dei = Domingo) no en sábado que es el día del descanso, prueba fehaciente de que ya
en época del Apóstol San Juan (finales del 1er siglo y comienzos del 2do) ya se celebraba este día
y era conocido.

EL DOMINGO EN LA IGLESIA POST APOSTOLICA (PADRES DE LA IGLESIA

  • San Ignacio de Antioquía (Año 110) – Si aquellos que eran fieles a las antiguas practicas al recibir
    la Buena Nueva dejaron de observar el sábado y ordenaron sus días de acuerdo con el Día del
    Señor. Día en que nuestra vida también resucito con El. y por esto se nos llama discípulos de
    Jesús, nuestro único Maestro
  • San Justino Mártir (año 110-165 – El día llamado día del sol, quienes viven en la ciudad o en el
    campo se reúnen un mismo lugar y leen las actas y las cartas de los Apóstoles, de los Profetas
    según el tiempo lo permite…El domingo es el día en que se reúne la asamblea porque es el día en
    que el Señor separo la luz de las tinieblas y Jesús resucito de entre los muertos.
  • Epístola de Bernabas (entre los años 120-150) No soporto sus lunas nuevas, ni sus sábados
    (Isaías 1,13). ¿Se dan cuenta de cómo el habla? Sus sábados no son aceptables.
    Yo He creado el principio del octavo día, que es el comienzo de otra creación. Por eso nosotros
    guardamos el octavo día con alegría pues es el día en que Jesús resucito de entre los muertos.
  • Ireneo Obispo de Lyon (año 178)- El misterio de la resurrección del Señor no debe ser celebrado
    otro día que el domingo.

-Bardaisan (Año 154) – Donde quiera que estemos, todos los que hemos sido llamados bajo el
nombre del Mesías, o sea los cristianos en el primer día de la semana que es el día
del Señor y otros días designados absténganse de ciertas comidas.

  • Cipriano, Obispo de Cartago (año 200-258) El día del Señor es el primer y el octavo día de la
    semana.
  • Eusebio de Cesárea (año 315) – La Iglesia en todo el mundo observa y practica la tradición que ha
    prevalecido desde los apóstoles hasta hoy de no terminar el ayuno en otro día que no sea el día de
    la Resurrección de Nuestro Salvador……este no debe ser celebrado otro día que no sea el domingo
  • Pedro, Obispo de Alejandría (año 300) Nosotros celebramos y mantenemos el día del Señor
    porque ese día el resucito.
  • La Didaje de los Apóstoles (año 70-75) En el día del Señor reúnanse a partir el pan y dar gracias

También el Señor les dijo: “El sábado fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado. Así
EL HIJO DEL HOMBRE ES TAMBÍEN SENOR DEL SÁBADO” San Marcos 2, 27-28

Para una persona que lea estas palabras bajo la unción del Espíritu Santo no haría falta ninguna
explicación, sin embargo, en estos tiempos de confusión es necesario hacerlo.
Los adventistas declaran en su defensa del sábado que Jesús en estos versículos se declara que él
es Señor del sábado y por lo tanto este es inamovible y el día del Señor por ende es el sábado.
Esto ocurre cuando se lee un versículo fuera de contexto, ya sabemos el axioma “un versículo fuera
de contexto es un pretexto”. Si leemos del versículo 23 en adelante encontraremos que Jesús es
atacado por los fariseos por no guardar el sábado, cosa que constituía una grave ofensa al
pensamiento fariseo de la época, Jesús haciendo Apologética les recuerda a David comiendo de los
panes de la propiciaron destinado solo a los sacerdotes, o sea que para Dios es más importante el
hombre que el culto….y Jesús proclama que el sábado fue hecho para el hombre o sea que no es
una ley extática y que el hombre tiene preferencia sobre este día ya que EL ES EL DUEÑO DE
SÁBADO y como tal lo puede cambiar o suprimir.
Hermano, Jesús proclamo que el hombre es libre y está por delante de un culto rígido y falto de
misericordia, Pablo el Apóstol de los gentiles declaro la inutilidad de la Antigua Ley ya que hemos
pasado al Pacto de la Gracia, la Iglesia primitiva celebro el día del Señor en el DOMINGO (Dominus
dei) y en este día se congrego hay innumerables testimonios históricos desde los tiempos de los
mártires hasta hoy. Cuídate de doctrinas reciente, recuerda lo que nos dijo el Señor hablando del
tiempo del fin en San Mateo 24, 11

“Porque vendrán muchos falsos profetas y engañarán a muchos”

De todas formas, parafraseando a San Pablo en la Carta a los Romanos te digo en el Señor
Ya guardes el sábado o el domingo que sea para el Señor, no juzgues a los que han aceptado el
Evangelio de Gracias y se han liberado de la ley estéril.
Un Israelita preguntó a Jesús, “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?” ¿Dijo Jesús que
fuera el mandamiento de guardar el sábado??? , NO! Acaso explicó él que no lo guardan tendrían la
marca de la bestia? ¡No!

En respuesta a esta pregunta Jesús no hizo referencia a ninguno de los Diez Mandamientos. Él citó
dos mandamientos y ninguno de los cuales estuvieron entre los diez. Él dijo, “Amarás al Señor tu
Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande
mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos
mandamientos depende toda la ley y los profetas.” — Mat. 22:37-40; Deut. 6:5; Lev. 19:18
Jesús dijo a sus discípulos, “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo
os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos,
si tuviereis amor los unos con los otros.” (Juan 13:34, 35) ¡esta es la marca que distingue a los
discípulos de Cristo del que sigue al enemigo y la la bestia, no la guarda de la observancia del
sábado del séptimo día.

Amen+